24 enero, 2022

Staff | Contacto

La alegría es solo de la derecha

La alegría es solo de la derecha

Brasil amaneció sacudida con la noticia del allanamiento de la casa del ex presidente Lula Da Silva en San Pablo, y su traslado a una oficia de la policía federal bajo la orden de “conducción coercitiva”. Allí declaró durante más de cuatro horas en el marco de la causa por presunto lavado de dinero vinculado a la investigación por corrupción en la empresa Petrobras.

Luego de la declaración testimonial, el ex presidente brasileño se dirigió a la sede del Partido de los Trabajadores (PT) donde fue recibido por una multitud que se reunió a darle su apoyo.

“Si querían escucharme solo tenían que llamarme que yo iba. No le debo nada a nadie y no le temo a la Justicia. Yo nunca me negué a prestar declaraciones”, expresó.

“Montaron un show para los medios en mi contra”, dijo en relación al fenomenal operativo que llevó adelante la Policía Federal brasilera y que incluyó el “allanamiento e incautación (de documentos) en la casa de él, del Instituto Lula y de una serie de asesores y personas de su familia”, según declaró su asesor de prensa, José Chrispiniano.

El caso de la citatoria compulsiva a Lula se da en el marco de una avanzada de los sectores concentrados de poder de la derecha en todo la región que incluye la citación del juez Bonadio a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner el próximo 13 de abril, en la causa abierta por la venta de dólares a futuro tras una denuncia realizada por los diputados de Cambiemos Federico Pinedo y Mario Negri en plena campaña electoral.

La causa Petrobras

La causa que motivó el allanamiento y la posterior declaración del ex mandatario brasilero investiga crímenes de corrupción y lavado de dinero en el marco del fraude a la estatal Petrobras por más de 2 mil millones de dólares.

Los allanamientos se produjeron luego de que se filtraran supuestas declaraciones de un senador oficialista acusando a la presidenta Dilma Rousseff de interferir en la investigación del escándalo en Petrobras, y a Lula de estar al tanto del esquema de corrupción.

“Los indicios contra Lula son significativos. Hay evidencia de que recibió dinero de Petrobras. Vamos a seguir la investigación lo más silenciosamente posible. Tenemos pruebas suficientes para llevar a muchas personas a la justicia”, sostuvo el Procurador de Brasil, Carlos Fernando Dos Santos sobre la causa que investiga el juez Sergio Moro. Y agregó: “No tenemos ninguna motivación política”.

La acusación de la fiscalía sostiene que “hay evidencias de que el ex presidente Lula recibió valores oriundos del esquema Petrobras por medio del envío y reforma de un apartamento tríplex y de una finca en Atibaia, de entrega de muebles de lujo en las dos propiedades y de almacenaje de los bienes por una empresa de transporte”. “También son investigados pagos al expresidente realizados por empresas investigadas en la Operación Lava Jato, a título de supuestas donaciones y conferencias”, añadió en un comunicado.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados