21 abril, 2021

Staff | Contacto

El evangelio según Van Hutten: Los detectives de Jesús

El evangelio según Van Hutten: Los detectives de Jesús

“Toda historia, creíble o no, necesita un comienzo. No es así en la vida real, donde nada empieza ni termina nunca, simplemente sucede”. Ya en el primer capítulo del libro, Abelardo Castillo pone en alerta al lector y le dice que lo que encontrará en el libro es una historia, y que como todas las historias (también el evangelio) puede ser tenida por cierta o no, pero necesita un comienzo.

La historia de la era cristiana también necesitaba un comienzo y, creíble o no, el evangelio intenta ser ese comienzo.

Un reconocido arqueólogo uruguayo (Estanislao Van Hutten) que no está muerto como lo certifica su lapida en algún lejano cementerio, y se mantiene oculto en La Cumbresita. Un profesor de historia atormentado por problemas personales  que se insinúan en la novela pero nunca son el centro, sin cátedra ni alumnos.

En la novela se respira el olor del misterio, las conspiraciones, y los secretos más recónditos de la historia humana.  En medio del descubrimiento de los rollos del mar muerto y después de que se supiera de la relación de Jesús con la secta de los asenios, alguien tiene un  descubrimiento que puede dar por tierra con toda la historia cristiana: Un evangelio (aguerrido e intransigente) escrito por el mismo Jesús.

En este libro de Castillo publicado en 1999 por Seix Barral, hay siempre un espesor de miedo, de misterio, de secreto a punto de salir a la luz o de morir en las profundidades del tiempo, un libro escrito de manera sencilla y directa que devuelve la idea de un Jesús revolucionario y nos deja siempre al borde del vacío.

“Cualquiera lo ha sentido. Un sobre a punto de ser abierto o el timbre del teléfono producen en ciertas ocasiones una inquietud muy parecida al miedo. Lo que sobreviene de inmediato confirma casi siempre esa sensación”.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados