29 septiembre, 2020

Staff | Contacto

Gustavo Campana | “Está en juego no el futuro político de un partido, sino el hambre de millones de argentinos”

Gustavo Campana | “Está en juego no el futuro político de un partido, sino el hambre de millones de argentinos”

El periodista, escritor e investigador Gustavo Campana se presentó este sábado en Morón. En el centro cultural Bartolina, compartió una charla-debate inscripta en el ciclo “Miradas desde el Encuentro” con su colega Nora Veiras y el cineasta Tristán Bauer, en torno a la actualidad argentina y regional, pasado y presente del pensamiento nacional, los medios de comunicación y la campaña electoral de este año.

@diegobocchio |

“Desde hace 208 años y monedas, un modelo de país enfrenta un modelo de colonia”, abrió el debate, provocador, Campana, antes de que la charla se abalanzara sobre las batallas culturales siempre vigentes, el rol que juegan los medios de comunicación hegemónicos como factores de poder y el futuro de nuestro país, con las elecciones de octubre como parada clave.
Tras el debate abierto entre lxs panelistas, Campana dialogó a solas con El Cactus y profundizó algunos de los tópicos abordados allí.

¿Cómo ves la coyuntura electoral de este año?

– Hay que plantear que el neoliberalismo es incompatible con la democracia. Toda teoría económica tendiente a ensanchar los privilegios de minorías en detrimento de los derechos colectivos es absolutamente incompatible con la palabra República, con el concepto de gobierno del pueblo para el pueblo y por el pueblo.

¿Y cómo crees que debe abordarse ese debate?

– Hay que poner de pie la verdad histórica. Últimamente vengo diciendo que nosotros no somos utopía, nosotros existimos en cada derecho, nosotros somos oleoductos, gasoductos, represas hidroeléctricas, creación de la industria liviana, creación de laindustria pesada, somos los derechos desde el voto universal y secreto hasta el matrimonio igualitario. Todo eso lo brindó el campo popular, lo que necesitamos es poner la verdad histórica de pie, ante cada habitante que fue deshistoriado -que es lo que mejor ha hecho la derecha en todas sus estaciones, desde los unitarios hasta los neoliberales-. Le arrancaron páginas de historias al hombre común para que no sepa de dónde viene y no se reconozca en sus tradiciones políticas, sociales, sindicales y culturales y si le fue bien en la vida, ni siquiera pueda reconocerse él cuando se mira frente al espejo.
Hay que poner de pie la verdad histórica.

No parece tarea sencilla…

– Ante aquel que no te vota, hay que decirle que en los mínimos derechos naturalizados de la vida cotidiana estamos nosotros: en el aguinaldo, las ocho horas, las vacaciones pagas, las indemnizaciones; en las mínimas (o máximas) siempre está el campo nacional y popular. Hay que hacer un racconto de todo lo que hemos hecho.
El campo nacional y popular, desde el siglo XIX para acá, puede haber cometido un error o un millón, pero el enemigo siempre viene por nuestros aciertos y no por nuestros errores. Así que nuestros aciertos hay que salir a gritarlos a cada esquina. Que recuerden los veteranos y descubran los pibes qué fue el campo nacional y popular en nuestro país.

Señalaste que el neoliberalismo es incompatible con la democracia y en uno de tus libros postulás que “no hay neoliberalismo sin traición”… Yendo a lo pragmático de la coyuntura electoral ¿No debe haber lugar para esos “traidores” en un “frente patriótico” para enfrentar al macrismo?

– Yo creo que los traidores, (Miguel Ángel) Pichetto, (Diego) Bossio, (Juan Manuel) Urtubey y compañía van a ser por encargo del poder real los encargados de intentar dividir la torta en tres para que no haya victoria de la oposición en primera vuelta. Adentro de casa, van a quedar algunos tipos que cometieron errores muy profundos, que hoy pegan la vuelta y no es momento de estar desangrándonos en balances porque en sacar a estos tipos del gobierno no está en juego el futuro político de un partido, de un sector, de un movimiento, está el hambre de millones de seres humanos. Hay una responsabilidad que es volver a asegurar que haya proyecto de vida para más o menos 10 millones de habitantes que le sobran al proyecto neoliberal. Ahí tenemos que poner el pecho y hacer lo que sea necesario para que eso suceda. Nosotros tenemos que tener el compromiso con ellos. Hay que salir a dar la pelea en la calle, en los medios, voto a voto, porque hay mucha gente que la está pasando muy mal.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados