20 septiembre, 2019

Staff | Contacto
Ultimas noticias
  • Informate con EL CACTUS, NOTICIAS DEL OESTE | www.elcactus.com.ar

Crítica | “Había una vez en Hollywood”: un cuento con final…

Crítica | “Había una vez en Hollywood”: un cuento con final…

Por Martina Herreros |

Madura, compleja, nostálgica. Esa podría ser una buena síntesis del noveno largometraje de Quentin Tarantino que llegó hace un par de semanas a las carteleras argentinas y que ya ha generado sus debidos debates entre los fans del aclamado director.

La premisa básica de la película nos relata el ocaso artístico del actor de western Rick Dalton (Leonardo Di Caprio) y, consecuentemente, de su doble de riesgo Cliff Booth (Brad Pitt). A su vez, el camino de nuestros protagonistas tiene como contexto histórico el final de los años ’60, época en la que surgen el movimiento hippie, el inicio de la carrera como actriz de Sharon Tate (Margot Robbie) y la secta criminal denominada popularmente como la familia Manson.

Mediante el despliegue de las líneas ficticias e históricas mencionadas, Tarantino desarrolla de manera magistral conceptos como la incuestionable decadencia del western, un relato ya estéril para explicar la identidad y las motivaciones políticas estadounidenses, y la búsqueda de un nuevo género cinematográfico que ocupe ese vacío, el cual encuentra su amparo en el cine de espías y policial, famosos en los ‘70 y ’80.

El director también brinda una soberbia lección de teoría cinematográfica a través de una rica narración en la que se observa un estilo de filmación de “la vieja escuela”, una gran variedad de planos y angulaciones, y un racconto de los distintos géneros que se agitaban en ese período, entre otros elementos, que dan cuenta de que “Once upon a time…” no sólo funciona como pieza artística sino también didáctica.

Sin embargo, tal vez el aspecto más importante de la obra, es que funciona como una crónica autobiográfica de la niñez y la adolescencia de Tarantino, y establece su origen como futuro realizador y todas las perspectivas culturales que influyeron años después en su visión.

Con respecto a la trama, la crítica es que la película es bastante extensa, incluso para los estándares tarantinescos. Tiene un ritmo algo sosegado, pero siempre sostenido; otra de las diferencias es que, a comparación de otros de sus films, tiene una dosis bastante menor de violencia (que, no obstante, compensa con escenas tensas y opresivas que rozan el terror), lo que tal vez decepcione a algunos.

Por último, el ingrediente histórico por momentos se ve eclipsado ante la avalancha de información que el narrador intenta darnos,  aspecto criticado para quienes esperaban un mayor enfoque en la vida de Sharon Tate y los crímenes perpetrados por la familia Manson. No obstante, al final de la obra, se podrá apreciar el sorprendente y agridulce toque de Tarantino, y que será aquel que le brinde, en definitiva, el tenor  y la explicación de “cuento” (en la acepción que todos comprendíamos cuando niños) a la narración.

En definitiva,  es posible que estemos ante la película más íntima de Tarantino (me atrevo a decir la mejor), que lo impone como un realizador experimentado, con agudeza y talento inigualables. Nos obsequia en un mismo producto, un vistazo a su pasado, actuaciones impresionantes (posiblemente dignas de un Oscar), una lección ejemplar de cine y, por supuesto, una trama interesante, entretenida, pero, por sobre todo, muy lúcida.

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados