20 septiembre, 2019

Staff | Contacto
Ultimas noticias
  • Informate con EL CACTUS, NOTICIAS DEL OESTE | www.elcactus.com.ar

Payasos en el cine

Payasos en el cine

Una entidad cósmica que devora niños, un comediante rechazado y devenido en criminal, y un hombre desempleado y golpeado por la crisis económica. Una tríada imperdible para los amantes de estos personajes circenses.

Por Martina Herreros |

Este año, los payasos tienen una presencia contundente en el cine nacional e internacional, y no precisamente por la cantidad de películas que tienen como protagonistas a estos personajes, sino por la calidad de las mismas, ya que son sólo tres los films de 2019 con esta temática que merecen una mención honorífica ya sea por su historia, originalidad o calidad artística.

En primer lugar, tenemos a “It: Chapter Two”, la cinta del argentino Andy Muschetti y producida por Warner Bros. que se estrena hoy en la mayoría de las salas del país. La película es la segunda parte de la adaptación iniciada en 2017 de la novela homónima de Stephen King, la cual relata la historia de “The losers’ club”, un grupo de niños (ya adultos en la secuela) que deciden enfrentarse a un ser galáctico maligno que adopta la forma de un payaso bailarín y que se alimenta desde hace siglos de los pobladores de la ciudad ficticia de Derry.

Debido a que su predecesora fue un éxito absoluto de crítica y taquilla (“It: Chapter One”es la película de terror más exitosa de la historia con una recaudación de más de 700 millones a nivel mundial), el capítulo dos tiene sobre su espalda el enorme peso de superarla o, al menos, de igualarla. Por el momento, sólo la ha podido disfrutar la crítica especializada, la cual le otorgó un 71% de reseñas positivas en el emblemático sitio de cine Rotten Tomatoes. El veredicto final lo podrá determinar el público a partir de mañana.

La segunda recomendación también viene de la mano de Warner, que en octubre nos traerá una inusual adaptación del Joker, el famoso villano de DC Comics y archienemigo de Batman. En esta visión, que puede considerarse como un thriller psicológico y social y que está plasmada por el director Todd Phillips (más conocido por la trilogía cómica “¿Qué paso ayer?”), se plantea al Joker como a un cómico al que Gotham City ha marginado al extremo y cuya decisión final es virar su vida hacia el crimen.

Por el momento, las críticas positivas han sido casi unánimes en todos los festivales y premieres en las que se presentó y muchos especialistas han catalogado a la película como una de las grandes candidatas a los premios Oscars, ya que todos destacan la increíble verosimilitud y crudeza del film (el cual está separado del universo extendido de DC) y la extraordinaria interpretación de Joaquin Phoenix. Todo parece indicar que se tratará de un espectáculo digno de presenciar, tanto para fans de los cómics como para espectadores no aficionados.

La última sugerencia de este artículo vuelve los ojos a nuestro país y nos introduce a “Payaso”, el segundo largometraje del director, también argentino, Gonzalo Albornoz quien, a través de un proyecto 100% autogestivo e independiente, nos trae la historia de un sujeto anónimo tanto para la sociedad y el gobierno, que lo han despojado de su trabajo, de su dignidad y hasta de su entidad, como para nosotros, que, a través de su recorrido por las calles de la Zona Oeste del GBA disfrazado de payaso, funciona como testigo y narrador casi mudo de los estragos de la crisis económica actual.

Mediante el empleo del recurso de cámara en mano, los escenarios naturales y las interpretaciones de actores no profesionales, el realizador reinterpreta al neorrealismo italiano de la posguerra, y nos propone un “neorrealismo argentino” que nos exhibe los estragos y las víctimas del estrepitoso fracaso financiero, político y social del modelo neoliberal.

Los miles de trabajadores despedidos desde 2015, la precarización de la vida de los jubilados y la desaparición de Santiago Maldonado son algunos de los tópicos más audaces de la cinta que Albornoz busca transformar en un documento tangible de la desolación: “La principal motivación de la película es que alguien, dentro de 50 años, pueda mirarla y darse una idea de cómo estábamos en Argentina en este período histórico”, apunta el director.

El mayor logro de la película es sin duda el aspecto iniciado en el párrafo anterior, es decir, tratar de trascribir de la manera más fiel posible las características de la Argentina actual a través del testimonio que nos brindan las calles y sus pintadas políticas en contra de un gobierno que las ha dejado desiertas de posibilidades de progreso y trabajo y de la certera palabra de los sectores más golpeados.

“Puse a personas a interpretar papeles que conocen”, señala el realizador en referencia a este punto, “tipo mi vieja haciendo de jubilada que se gasta la mitad de su jubilación en remedios… Y es como… Le pasa eso en la vida real”.

Con respecto a las razones de la elección del payaso como personaje paradigmático de esta obra, Albornoz explica que “lo del payaso es super significativo, el hecho de un tipo que se supone que tiene que hacer reír a los demás y no puede con lo oscura que es su propia existencia”. Tal vez en una segunda lectura, podríamos afirmar que el despedido opera también como un bufón para los estratos más poderosos y demagógicos de la sociedad.

Pero he aquí lo importante: ¿dónde y cuándo podremos apreciar este film? Pues bien, su próxima presentación será el jueves 12 de septiembre en el Festival Inter-barrial Audiovisual que tendrá lugar en la Universidad de Lanús, hecho que sin duda es un logro, ya que este es el primer certamen que decide proyectar “Payaso”. Y no, no es por falta de insistencia o calidad que la película no haya participado en otras competencias (fue enviada a muchas), sino tal vez por cuestiones de “inconveniencia” política.

Si está a su alcance, la recomendación final de esta nota es que vayan a ver las tres opciones que indiscutiblemente serán muy interesantes para quienes sean fanáticos de los payasos: la primera, por tratarse de la esperada conclusión de la adaptación de la novela de Stephen King; la segunda, por invitarnos a imaginar a un Joker realista y complejo; y la última, y tal vez la más arriesgada, por describir a la perfección el caos de la Argentina de 2019 y por exhortarnos a reforzar nuestra conciencia social y de clase.

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados