15 agosto, 2020

Staff | Contacto
Ultimas noticias
  • Informate con EL CACTUS, NOTICIAS DEL OESTE | www.elcactus.com.ar

Desafío Cuarentena | Dos amigos escribiendo la pandemia

Desafío Cuarentena | Dos amigos escribiendo la pandemia

Desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, Mariano D´Ortona y Alejandro Camaño se propusieron llevar adelante este experimento literario. 40 días, 40 relatos de la pandemia. El resultado fue un libro que reúne los trabajos y pronto romperá el confinamiento en formato físico. 

El 20 de marzo Argentina decidió entrar en modo cuarentena para hacerle frente al Covid 19, inmediatamente algunos comprendieron que la cosa venia en serio y para rato, Mariano D´Ortona fue uno de esos y se propuso atravesar el confinamiento en Devoto donde vive, dándole rienda suelta a la imaginación.

Convocó a familiares y amigos a una experiencia comparable a escalar una montaña: Escribir un relato por cada día de cuarentena.

Su amigo Alejandro Camaño, vecino del oeste bonaerense, aceptó tamaña prueba y se zambulló durante 40 noches ininterrumpidas al mar de historias y palabras. Del 23 de marzo al 3 de mayo estos dos amigos se subieron al ring de la imaginación para darle pelea al aislamiento.

Mariano y Alejandro resultaron los únicos sobrevivientes a la propuesta. Todos los cuentos que próximamente se editarán en formato físico, abordan de manera original los avatares de la pandemia que estamos vivenciando.

Así es como nace DESAFÍO CUARENTENA. DOS AMIGOS, 40 PALABRAS, 40 DÍAS, 40 RELATOS.

¿En qué consiste el Desafío Cuarentena?

Mariano: Es una experiencia literaria en tiempos de pandemia y en tiempo real. Fueron 40 días de creación muy intensos que nos ayudaron a sobrellevar la primera etapa de la cuarentena, fue un y ida y vuelta entre nosotros y que a la vez fuimos compartiendo con cientos de personas a través de las redes.
Ale: A partir de una palabra clave que nos sugerían nuestros contactos, cada uno tenia que escribir un relato, al llegar la noche lo subíamos a nuestros blogs. Los dos trabajamos la idea con el único denominador común de esa palabra clave. Fueron 40 días donde cada uno escribió 40 historias, una locura.

¿Cómo es la experiencia de tener que escribir un cuento/relato cada día?

Ale: A mi me resultó muy excitante y agotador, ponerme a prueba en diferentes géneros y registros y a la vez tratar de no repetirme ni en temas ni en trucos. Más que un ejercicio fue un reto el sabernos capaces de producir historias que hablen de encierros, virus, del futuro, del horror, de las relaciones de pareja y también de algún modo de la amistad.
Mariano: Al principio, me nutría mucho de lo que estaba ocurriendo a mi alrededor, mis primeros relatos están hechos de aquellos retazos de historias propias y ajenas que me posibilitaban reconvertirlos a una situación “pandémica”.
Sobre el final, me interesó mucho más pensar en personas que perdían la cordura con el aislamiento. Y también, en pesadillas y sueños.

Leí que en etapas de aislamiento, las personas soñamos más, me pareció interesante retratarlo de algún modo.

Ale: El día a día puede ser una rutina opaca o una aventura a descifrar. En mi caso me volvió mucho más atento al entorno, y a proyectar historias post-pandemia, pero lo cierto es que esperaba a que llegase por whatsapp la palabra clave, para que sea la palabra la que me guíe, no me preconfiguraba las historias, tomaba la palabra y a partir de allí me ponía a trabajar, saber que había que cerrar la historia en menos de 24 hs y publicarla, era una especie de montaña rusa.

Mariano D´Ortona

¿Sentís que te encerrás en un tipo de género más que en otros? Si es así ¿cuál?

Ale: No me doy cuenta, pero mirando el trabajo creo que subyace algo histórico y futurista en mis relatos.
Mariano: No me encierro, pero definitivamente me gusta retratar la locura urbana de diversos modos.

¿Qué es lo que más te gustó del desafío?

Ale: Me gustaba llegar al final del día y descubrir lo que había hecho Mariano, el ver como una misma palabra a cada uno le abría universos tan diversos, eso me daba mucha curiosidad. Disfrutaba de los relatos que él iba publicando.
Mariano: Hacer un proyecto con Ale, con quien nos une una larga amistad nacida en el oeste, luego de tantos años. Estas situaciones extremas te hacen valorar aun más ciertos vínculos.

¿Te viene algúnx autorx a la cabeza cuando escribís?

Ale: Tal vez algo de Phillip Dick, o Gelmán, pero mis referencias vienen mas de otro palo, supongo que me nutro más del mundo del cine y de la música rock. Reconozco una huella tarantinezca en la elaboración de cierta estructura y una influencia muy marcada y notoria del cancionero del rock argentino, principalmente de los 70 y los 80.
Mariano: No, pero creo que estuve influenciado por dos que leí recientemente, “El cielo de los animales” de David James Poissant y
“Las cosas que perdimos en el fuego” de Mariana Enriquez.

¿Cómo es escribir en este contexto?

Ale: Creo que escribir es construir una puerta entreabierta, y que quien lee es quien decide lo que hace con esa puerta, adonde lo lleva, o no. En lo personal me pareció una buena forma de acompañar y hacerme compañía.
Compartirse 40 días seguidos con gente que si bien uno quiere, no es con la que convive, es un ejercicio que linda la incomodidad y la desubicación, pero espero no haber asustado a nadie. Fue un verdadero desafío, si bien los dos veníamos escribiendo en nuestros blogs, el volumen de lo producido me ha dejado exhuasto y más que satisfecho.
Mariano: Al principio de la cuarentena tuve la sensación de “tiempo libre”, y puse mucha energía en los cuentos, luego, increíblemente, empecé a tener mis rutinas laborales y de todo tipo, aún en cuarentena. La “nueva normalidad” hizo que me costara un poco más llegar a cumplir con la cuota diaría, pero salió.

Alejandro Camaño

¿Te ayudó a mantener un hábito en estos días de encierro o lo viviste solamente como un desafío más a cumplir?

Ale: Disciplina, paciencia y perseverancia dice uno de los personajes en mi ultimo texto. Y creo que estoy de acuerdo con él.
Mariano: Definitivamente. Disciplina. “Todos los días hay que entregar un cuento”, son historias que hacen pie en la cuarentena, en el confinamiento, en el maldito virus. Hacer interesante eso y no repetitivo no fue sencillo, pero creo que está logrado.

¿Qué te gusta de los textos de tu amigo?

Ale: Me gusta el poder de síntesis, y como va nublando las historias, como pasa de la calma al horror o a la locura.
Mariano: La referencia al mundo del rock es una constante en las historias de Ale, eso me gusta mucho. También la nota barrial en cuentos de apreciación global.

*Los textos de Mariano están publicados en https://desafiocuarentena.blogspot.com/
y los de Alejandro en https://capitancuarentena.blogspot.com/

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados