29 noviembre, 2020

Staff | Contacto

La UNTREF desarrolló una app que mejora la comunicación de hipoacúsicos y puede ser utilizada en la pandemia

La UNTREF desarrolló una app que mejora la comunicación de hipoacúsicos y puede ser utilizada en la pandemia

La Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), a través del Centro Integral de Servicios Tecnológicos de Acústica y Sonido (CISTAS), creó “TESCUCHO”, una aplicación gratuita que convierte la señal sonora del habla en texto fácilmente visible en la pantalla del dispositivo.

La herramienta mejora la comunicación afectada por el uso de tapabocas y mamparas, pero fundamentalmente visibiliza la problemática a la que se enfrentan personas hipoacúsicas en lugares de atención al público como bancos, supermercados, farmacias o comercios.

“TESCUCHO” está disponible para teléfonos inteligentes y tablets con sistema operativo Android y conectividad a internet por datos móviles o Wi-Fi y por el momento sólo puede descargarse desde el sitio web de la UNTREF.  Próximamente estará en las tradicionales tiendas de aplicaciones.

Al ser obligatorio el uso de barbijos o tapaboca como medida de prevención del contagio del nuevo Coronavirus (COVID-19), se crea una barrera en la comunicación, sobre todo en quienes dependen en gran medida de pistas visuales para entender el mensaje (los labios del hablante) o a quienes una disminución en la sonoridad del habla, especialmente en las frecuencias de medios altos (atenuadas por el barbijo) les implique una pérdida de inteligibilidad.

La aplicación, desarrollada por los ingenieros David Chaik y Andrés Piégari, está pensada para que la usen masivamente quienes realizan tareas de atención al público. “Es para el interlocutor, que al utilizar la aplicación empatiza con las personas con capacidades auditivas diferentes. Esto es muy importante, porque no es que el hipoacúsico se encarga de sí mismo, sino que educa al resto de la sociedad a pensar en el otro”, definió el ingeniero Alejandro Bidondo, director del CISTAS y coordinador de Ingeniería de Sonido en la UNTREF.

El hecho de emplear el micrófono y la pantalla del dispositivo móvil, permite mantener una distancia prudencial entre personas disminuyendo así, las posibilidades de contagio del Covid-19. Otras de las virtudes de la aplicación, es que su diseño se encuentra optimizado para que el tamaño del texto, que ha sido convertido a partir de la voz, tenga el mayor tamaño posible para mantener la distancia interpersonal aún en aquellos casos donde el sujeto posee alguna deficiencia visual. “Es una aplicación muy simple pero muy bien pensada para este momento de distanciamiento social”, apuntó el director del CISTAS.

El uso de la aplicación es muy sencillo. Una vez que se haya instalado y abierto, la conversión de voz a texto se produce al oprimir el botón oreja. Al hacerlo por primera vez se debe conceder permiso a la aplicación para el uso del micrófono. A su vez permite ajustar el tamaño de las letras para su óptima visualización deslizando el cursor en la parte inferior de la pantalla. Al comenzar con la pronunciación de la frase deseada, la aplicación realizará la traducción a texto y se detendrá automáticamente cuando ocurra un espacio de silencio largo en la pronunciación verbal. Además permite escribir sobre la pantalla para transmitir un mensaje.

Desde el CISTAS resaltan que lo que se busca con la app es visibilizar la problemática a la que se enfrentan personas hipoacúsicas en este contexto en particular por el uso de barbijos y mamparas en lugares de atención al público como bancos, supermercados, farmacias o comercios donde la comunicación se dificulta, pero también que este tipo de herramientas deben ser incorporadas por toda la sociedad para atender en todo momento las demandas de personas con problemas de audición contribuyendo a la mejora de su calidad de vida.

“La creación de esta app es una excusa para revisar nuestras prácticas. El hecho de instalarme una aplicación que me permite comunicarme mejor con una persona sorda va a hablar de mi capacidad de empatía, de mirar al de al lado. Sabemos que si educamos a la población en la diversidad no va a ser necesario hablar de inclusión. Mientras tanto, como integrantes de una institución educativa pública queremos aportar, y que esta herramienta sirva nuevamente para pensarnos”, reflexionó Bidondo.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados