29 octubre, 2020

Staff | Contacto

Opinión | La utopía solidaria es la agenda de la comunicación popular

Opinión | La utopía solidaria es la agenda de la comunicación popular
Photo Credit To UniversoAbierto.org

Por Hugo Elías |

Cualquier sociedad que viene del fondo, de lo peor, de la destrucción de sus códigos de convivencia social, como nos pasó a los argentinos con “la tierra arrasada” que provocó el macrismo, busca a tientas una salida. Esa salida debe ser colectiva, el individualismo, la meritocracia, la irresponsabilidad social del neoliberalismo, nos trajo hasta el desastre actual.

Salir de ello precisa de la utopía solidaria que sólo la encontraremos buceando en los sótanos sociales habitados por los excluidos, por los trabajadores desocupados, por los inquilinos desalojados que buscan su terreno donde sea, los trabajadores con sueldos de pandemia y con peligro de despido. Nuestros maestros, nuestros trabajadores de la salud, nuestros trabajadores estatales, nuestros científicos, oficinistas, comerciantes, cuentapropistas, nuestros jubilados.

Hoy, la inmensa mayoría de nuestro pueblo habita los sótanos de la pobreza, la miseria, la incertidumbre alimentaria, habitacional y por supuesto laboral. El Covid-19 suma enfermedad y muerte. El 53% de nuestros chicos bajo la línea de pobreza.

El desafío es enorme para cualquier sociedad y es preciso ajustar nuestra responsabilidad como comunicadores populares en este momento donde la comunicación hegemónica es una herramienta central, si no la principal, para naturalizar la tierra arrasada que los mismos grupos concentrados, también dueños de los grandes medios, provocaron y que hoy padecemos.

Hace tiempo que decidí, por concepción comunicacional personal, no tomar a los medios hegemónicos como única voz social que, si bien influyen, no determinan el comportamiento social, cultural y político de los argentinos. Esto me lleva a no discutir con los afamados editorialistas ni desmentirlos, está ampliamente demostrado que acomodan la realidad a los intereses de sus patrones o sencillamente mienten.

Creo mas importante mostrar lo que plantean las expresiones populares, sus organizaciones en sus territorios, sus medios autogestivos, cooperativos, barriales o de gran alcance. No sólo mostrar, sino que estoy seguro que me facilitan la  comprensión, el análisis mas ajustado de lo que acontece que mis carencias permitan.

No concibo la acción política hoy sin disputar la comunicación con el enemigo que posee los grandes tanques mediáticos que son capaces de fabricar una realidad de acuerdo a sus intereses inyectando mentiras  fantásticas a millones. Construyen una realidad, un “sentido” de lo que ocurre, priorizando su mirada y ocultando la ofensa permanente que provocan como promotores de exclusión social y deshumanización.

Hay, para mí, dos maneras de disputar sentido a los creadores de noticias falsas. Una: desmontar la creación de la falsa noticia con la verdadera noticia, no es sólo decir, “lo que dicen negro es blanco”, sino explicar el modo complejo de que lo blanco termina siendo negro. (Tarea magistral que hace el Profe Romero y tantos maestros periodistas investigadores que día a día muestran la verdad de la milanesa).

Pero tal imprescindible tarea se ve desdibujada porque inevitablemente se refiere a los contenidos y construcción de sentido que los medios hegemónicos y sus lenguaraces expresan y publican.

Es decir discutimos y desmontamos sus falacias sobre la agenda que el enemigo nos propone. Ejemplo: cubrir las marchas anticuarentena hasta el hartazgo las convierte en mas importantes de lo que son. Priorizar bares y paseos anticuarentena cuando lo principal es la defensa del personal de salud agrede al que respeta las restricciones y lo desmoraliza.

Aclaración: hablo de enemigos porque son los responsables de la mayor destrucción social, económica y cultural de nuestra sociedad desde la dictadura cívico militar genocida hasta hoy. El macrismo, esa banda de ladrones de millones que capturaron el Estado para sí, dejando un tendal de pobreza, dolor, desempleo, miseria, hambre y enfermedades evitables. No olvidar, ellos declararon, aún lo hacen, enemigo al pueblo, a las grandes mayorías.

Se trata de disputar la construcción de sentido que la realidad política ofrece diariamente, de la cual somos parte permanente como pueblo. Esta caracterización no es una generalización cualquiera, es una definición del pueblo argentino como  actor participante a lo largo de su historia.

No basta con el desmonte de la falacia, tenemos que crear nuestra agenda y crear la comunicación popular desde ella. Tenemos un gobierno que gobierna y marca la cancha.

También debemos atender a los logros emocionantes y solidarios que día a día nos enseñan nuestros hermanos de los barrios populares. Nuestra agenda está signada porque la felicidad no será posible sin los otros, la solidaridad, nuestra marca es “la patria es el otro”.

La pandemia impuso la presencia del Estado como factor principalísimo para la política de salud con el consiguiente cuestionamiento a los preceptos del libre mercado que el neoliberalismo impone a nivel mundial. El Estado nacional es indudablemente el actor central de la recuperación, sanitaria, económica, social política y moral de nuestra Argentina.

No sólo hace falta, ante la defección neoliberal, sino que la acción estatal nos habilita y obliga moralmente como pueblo ante los robos descarados, la justicia infectada, el espionaje símil dictadura, a declararnos sin ambages como el límite moral ante la mugre desembozada que mostró la banda que nos gobernó y hoy sigue atacando a nuestra sociedad con sus medios.

Disputar agenda no será fácil, mas aún cuando no podemos expresarnos en las calles con toda nuestra potencia.

“Poner el cuerpo en el espacio público” dice Judith Butler, feminista y antropóloga norteamericana, de eso se tratará cuando tengamos la vacuna. Me la trae Carlos Girotti, comunicación de la CTA.  Buceando en nuestras reservas populares siempre encontraremos el interminable camino de la utopía.

Sumate al cactus

 

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados