27 enero, 2021

Staff | Contacto

Balance de temporada

Balance de temporada

Por Hugo Elías | 

Nuestro país es una muestra acabada de lo que puede destruir un sistema político, social, económico fundado en las aspiraciones individuales de sectores dominantes sobre las mayorías dominadas.

No se explica sólo por el capitalismo, que es la extracción del esfuerzo de los muchos para unos pocos. El sistema de dominación se ha ido perfeccionando, sofisticando, al punto tal que el dominado, la víctima, asume como propia y justificable su miserable existencia.

Existe un aparato de dominación ideológica que de manera
permanente oculta las verdaderas razones de los males que sufren los argentinos y se maquillan de argumentos legales, religiosos, políticos, sociales y económicos para esconder la voracidad de unos pocos impiadosos que no dudan en quitar la categoría de humanos si es necesaria para saciar su avaricia.

Seamos simples: tenemos un país grande, el octavo en el mundo, rico en tierras y en recursos naturales, con climas benignos y con costas marinas también ricas. Somos sólo 45 millones de habitantes, pocos para tamaña extensión, sin embargo, somos un pueblo pobre en un país rico.

Ejemplos sobran, uno reciente: la vivienda es una necesidad humana, pero para los mas pobres está negada.

Hay enormes extensiones de tierra ociosas que nunca están a disposición de familias que terminan en pensiones o en barrios populares hacinados en una o dos piezas. Otro: la precarización del trabajo, lejos de disminuir crece, desde el que hace changas informales hasta el que trabaja en negro en una fábrica o taller, y el estatal contratado o monotributista.

¿Semejante país rico, con tierras para todos y con la casi mitad de su población en la pobreza? Qué pasó, pasó que los dueños del poder nos están ganando la pulseada, no siempre fue así, con el peronismo del 45 le empatamos, como con Néstor y Cristina y en algunos otros momentos.

Pero la disputa existe y existirá y para eso la lucha, la organización y la política. Siempre sepamos que “ellos” también luchan, se organizan y hacen política, aunque de otras maneras. Ellos tienen el dinero, los medios, gran parte de la justicia, leyes que los cubren, abogados por cientos, las tierras, los bancos, las empresas y también algunos nuestros que nos traicionan. Nosotros tenemos algo que ellos nunca tendrán: no tenemos nada, sólo que con un poquito que les arranquemos es para nosotros casi todo. Ellos tienen todo o casi todo, nosotros queremos sólo un poco, una casa, un trabajo, educación buena y pública, salud de excelencia y gratuita, vacaciones pagas, libertad para elegir a nuestros dirigentes, a nuestro género, a nuestras creencias, el respeto a nuestra historia, a nuestros mártires, a nuestras conquistas. Pero siempre para todos, no para mí, para todos, porque lo que queremos está en nuestra memoria, ya lo tuvimos y hoy queremos lo mismo y un poco mas.

Lo que tienen que saber es que gobernamos nosotros, les dijo el ministro Guzmán a los mas importantes empresarios argentinos, a “ellos”. El pueblo votó lo contrario que ustedes. en “su” gobierno hicieron o no hicieron.

Primer problema: dejaron tierra arrasada, 110 mil millones de dólares de deuda por lo menos, miles de fabricas y negocios fundidos, 13% de desocupación, 43% de pobres, sueldos y jubilaciones de hambre, la salud pública hecha trizas, crecimiento del trabajo informal, miseria.

Segundo Problema: vino la pandemia del Covid 19, todos los planes de reparación económica quedaron supeditados a salvar vidas y a generar un sistema de salud estallado. Hospitales nuevos, hospitales modulares, insumos por millones, equipamientos de cuidados del personal de salud, reactivos, camas UTI, respiradores, etc., etc. Miles de muertes y contagios, cuarentena, caída de la economía.

Tercer Problema: la voracidad feroz de “ellos” se tomó un pequeño descanso y apareció en todo su esplendor devaluador, provocar que los dólares amarrocados durante su gobierno hoy valgan el doble. Lo de siempre ganar fortunas con el Estado cuando gobiernan y seguir ganando apretando al que les sigue.

Cuarto Problema: el Poder judicial macrista corrupto hacia la persecución de los opositores, la negación de derechos laborales, armado de causas en colaboración con los servicios de inteligencia de la AFI. Inacción ante las fabulosas fugas de capitales y la aparición de cuentas en paraísos fiscales de “ellos”. Encarcelamiento preventivo de opositores y negación de libertades por salud hasta provocar la muerte como con Héctor Timmerman.

Quinto Problema: la política de JxC se basa en impedir el funcionamiento parlamentario, las manifestaciones
anticuarentena en los feriados y el constante falseo de la realidad con el poderoso aparato mediático que poseen. En realidad, los medios le indican qué tienen que hacer y decir.

Sexto Problema: las necesidades populares y la gestión del gobierno, las tomas, la falta de vivienda y la represión con una policía bonaerense que ya fue insurrecta.

El gobierno ha ido abordando cada problema con las herramientas que un gobierno popular trae desde su historia y otras que tiene que inventar ante nuevos problemas.

Repasemos, el primer problema se resolvió al poner en relieve a los acreedores que ya había ganado demasiado y llegó la hora de arreglar intereses mas bajos y plazos mas largos.

El segundo, pero primero en prioridades porque el Covid19 se lleva vidas. La cuarentena desde el 20 de marzo permitió la puesta a punto de un sistema de salud destruido por el macrismo.

El importante número de contagios se ve compensado por la gran cantidad de pacientes recuperados, cercana al 80%. Las muertes están en 720 por millón de habitantes, 13° país en el mundo. Esta columna cree que, si se hubiera insistido en los cuidados, “botón rojo”, tendríamos menos contagios y menos muertes. Dejo de lado la irresponsabilidad de la derecha que pidió y pide Libertad para Contagiar. La presencia para principio de 2021 de vacunas para millones de compatriotas ha hundido desde la ignorancia a la estupidez a esa minoría payasesca con Patricia Bullrich a la cabeza.

El tercero, ya no se habla más del Dólar, la devaluación quedó para mas adelante. Entre Guzmán, el presidente y la carta de Cristina, la aprobación del presupuesto y los 292 nuevos ñoquis de Pichetto en AGN, a la AEA le queda Pagni, mientras Nelson Castro lamenta la derrota de Trump.

El cuarto. El poder judicial con la mínima corte a la cabeza está caminando hacia la nada, como todo delincuente que se quedó sin coartada. Todos los esperpentos judiciales empezando por la ruta del dinero K con las excavadoras y la campera naranja de Marijuan en la Patagonia y terminando con los no arrepentidos presos con guion de D´Alessio con Stornelli en Comodoro Py en fotocopias de cuadernos, que después se quemaron y después ¡aparecieron! Todos fueron posibles porque tenían el poder del estado, el macrismo en ejecutivo nacional. Hoy ya no está, y los ladrones tendrán que rendir cuentas en una justicia mas justa, sin prisiones preventivas ni espionajes familiares ni persecuciones infamantes. Sin el poder político la Lawfare es difícil.

El daño ha sido real, la prisión, la bajeza de espiar a familiares del ARA San Juan, a la política mas representativa, Cristina, a sus hijos y a tantos otros no debe ser pasado por alto, son prácticas de la dictadura genocida y deben ser castigadas ejemplarmente.

El quinto problema se arregla solo, la ausencia de proyecto del macrismo mas allá del neoliberalismo que ha practicado en su paso por el gobierno le impide mostrarlo y lo único que hace es decir no a las iniciativas del gobierno. La pertinaz convocatoria al diálogo del Alberto Fernández está rindiendo sus frutos y sólo hay que seguir inaugurando fábricas que se iban a ir del país.
El sexto es un problema que ya hay forma de saber encararlo, lo demuestra Larroque que sigue aún hoy trabajando en Guernica con las familias de la toma. Lo que sí el gobernador tiene que resolver si tiene un ministro de seguridad en campaña personal o jefe de la policía bonaerense. Cuando rodearon la quinta de Olivos y la casa del Gobernador en La Plata no hubo spot, ni 4000 efectivos. A los pobres sí, a los sediciosos no.
Queda este problema.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados