27 enero, 2021

Staff | Contacto

La política derrotará al lawfare

La política derrotará al lawfare

Por Hugo Elías | 

El sábado anterior en esta columna alertábamos sobre las pretensiones de gobernar del poder judicial encabezado por la mínima corte y por varios juzgados del famoso y desprestigiado fuero federal de la avenida Comodoro Py en CABA.

En una carta de apretado balance la Vicepresidenta Cristina Kirchner clarificó nuestra visión, era de esperar viniendo de la política mas importante de nuestro país junto al presidente.

Hace primero una rendición ajustada de la tarea legislativa del Senado que preside destacando que aún en pandemia se aprobaron mas proyectos de ley y resoluciones que en 2019. Luego evalúa como enorme la tarea del poder ejecutivo en el tratamiento de la pandemia desde la recuperación del sistema de salud hasta la asistencia sin dudar a los hermanos mas vulnerables que quedaron a la intemperie de la miseria y el hambre con una ayuda social nunca vista, recalcando que el país arrasado por el macrismo fue agravado por el Covid 19.

Como tercer tema nos dice que el lawfare, guerra judicial, sigue vigente contra los funcionarios kirchneristas y buscando la impunidad de los delitos innumerables cometidos por el gobierno pro/radical/lilitos armando causas, espiando y grandes negociados. Todo ello amparados por este aparato judicial corrupto.

Hubo dos principales reacciones ante estas declaraciones, la de Alberto Fernández donde dice que piensa lo mismo que Cristina y lo comparte y la de Hebe de Bonafini que le entregó el Pañuelo de las Madres a Amado Boudou reciente condenado por la mugre judicial.
Esa unidad política se ratificó el jueves en la ESMA cuando Cristina y Alberto entregaron los premios Azucena Villaflor a 5 luchadores enormes: Víctor Basterra, recientemente fallecido, Iris de Avellaneda, Lita Boitano, Rosa Schoenfeld de Bru, Vera Jarach y Rosa Roisinblit, ejemplos de búsqueda de memoria, verdad y justicia.

La mínima corte de justicia del 2×1 no registra ni respeta ese compromiso histórico.

Cristina advierte que buscarán el fracaso del gobierno en lo político y en lo económico, siempre hay un abogado dispuesto a pedir la inconstitucionalidad de una ley o un decreto para trabar la acción de gobierno y parece que esta corte está dispuesta a darle curso a la ingobernabilidad con su poder monárquico destruyendo la democracia.

Hay un camino que tarde o temprano el gobierno deberá tomar: la iniciación de sendos juicios políticos a jueces y miembros de la corte por faltas graves que ponen en peligro las instituciones democráticamente elegidas por el pueblo.

El otro camino, también inevitable, es redoblar los esfuerzos por transformar este modelo económico, hoy al servicio de los poderes concentrados del campo, la industria, las finanzas y los medios de comunicación, en un modelo que privilegie el hábitat, la educación, la salud y el trabajo de las grandes mayorías populares.

Ahora es el momento, la pandemia ha demostrado que el Estado está por sobre las grandes empresas. La salud, la asistencia alimentaria, el trabajo sin despido, el privilegio a los mayores, ha dejado al descubierto que sin Estado ni el pueblo ni las empresas tienen destino en la Argentina.

No estamos para plantear acá un plan económico ni una estrategia judicial. Sí estamos seguros que la solución no es ni judicial ni económica es política, basada en la profundización de la democracia que ponga como objetivos el trabajo digno, la vivienda, la dignidad familiar, la educación, el acceso a la cultura, superando en algún momento el pozo donde nos metieron que hoy bancan a los jueces y piden menos impuestos.

Estaremos mejor cuando nuestros vecinos salgan de las villas para estar en barrios por ellos construidos, cuando no existan los planes porque está el trabajo, cuando nuestros mayores vivan sin mendigar, cuando los chicos vacacionen con su escuela y con su familia, cuando jueguen y no salgan a pedir.

Si todos trabajamos hacia esos objetivos el gobierno marcará las políticas y no habrá quién se oponga con éxito, la búsqueda del futuro los apartará, sean empresarios o jueces.

Ayer dentro de la marea verde se escuchó:” a ver si la corte se anima contra la ley de la IVE, le invadimos los tribunales y le pintamos de verde hasta los escritorios”, eso también es política, defender el objetivo.

No se trata de judicializar la política, se trata que la política que expresa los objetivos populares borre y reforme esta justicia reaccionaria, corrupta y oligarca.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados