27 febrero, 2021

Staff | Contacto

Vacunazo

Vacunazo

Por Hugo Elías | 

“Entrar a la sala del hospital sin estar vacunado es como estar en el medio de una balacera sin chaleco, ahora, con la vacuna, tenemos el chaleco”, Marcela Yannis, enfermera del Hospital Posadas que vacunó al presidente.

Son los héroes de nuestro tiempo, los trabajadores de la salud, nada mas certero que el ingenio popular de Marcela: la vacuna nos protege de las balas invisibles del Covid 19.

Son los que llegan cansados de tanta adrenalina puesta en pacientes de futuro incierto, lloran antes de entrar a casa si alguno no resistió. Aún recordando al compañero que ya no está siguen al pié del cañón y ahora con la esperanza que la vacuna trae.

No hay ninguna noticia ni análisis posible que no parta de lo que hoy los argentinos tenemos: la garantía de vacunación para todo el personal de salud y de la población de riesgo, desde las fuerzas de seguridad, docentes, hasta los mayores de 60 años.

Tener la vacuna es un logro político del gobierno, no hay dudas, hasta Alemania y otros países europeos encabezados por Hungría quieren la Sputnik V.

En la APP de la provincia de Buenos Aires ya se registraron mas de 1millon y medio de bonaerenses, como dijo Kiciloff: “la campaña antivacuna fracasó”.

No se puede negar, el mayor desafío político que tuvo-tiene- el gobierno popular ha sido la resolución de lo inesperado, lo globalmente mortal, la pandemia del Covid que ataca todo lo vital de nuestra pobre tierra arrasada por los Macri/radicales/lilitos.

El desafío fue enorme. La deuda, la pobreza, la desocupación, el quiebre productivo con cierres fabriles, el hambre nunca visto, por decir algunos flagelos fueron posibles encararlos. Con decisión de recostarse en el estado y gobernar para los que peor estaban, atacar desigualdades, no fue fácil pero sí previsible, mas tarde o mas temprano, con los aprietes previstos y una oposición también previsible.
Pero eso el gobierno lo sabía desde el 27 de octubre del 2019 y se preparó.

Hasta ahí la normalidad de la trágica herencia neoliberal de los grandes ladrones del siglo 21. Pero…no hay pueblo luchador sin peros históricos, al mes de asumir Alberto y Cristina aparece el Covid 19 en China y de ahí a Europa y al resto del mundo una pandemia de un virus desconocido que ya lleva mas de 2 millones de muertos y 45000 en nuestro país.

He aquí la grandeza de un gobierno nacional y popular, sin dudar privilegió la vida. Se terminaron hospitales, se hicieron nuevos, millones de insumos se compraron por el mundo, se repatriaron compatriotas varados en el exterior, se acondicionaron predios cubiertos de aislamiento, todo en todo el país. Nuevos protocolos, investigadores científicos centrado en la pandemia, el Malbrán, el Conicet, las universidades públicas, al servicio del combate a la pandemia para resguardar las vidas argentinas.

Hoy nos anoticiamos que hasta una cooperativa de un laboratorio recuperado fabrica totalmente nacional un kit de test serológico rápido detector del Covid 19. Se agrega la fabricación del principio activo de la vacuna de Oxford/Astra Zéneca en mBxience en Garín provincia de Buenos Aires. No olvidemos el suero equino hiperinmune. Es para el tratamiento en pacientes adultos con enfermedad moderada a severa de COVID-19. Se evidenció beneficio clínico considerable, la disminución de la necesidad de internación en terapia intensiva y de asistencia respiratoria mecánica.

Pero, el mayor éxito político del gobierno ha sido asegurar la provisión de las vacunas necesarias en un tiempo récord y en momentos dónde hay escasez de vacunas en el primer mundo.

Hay duras acusaciones hacia el gigante Pfizer por incumplimiento de entregas e incluso de ineficacia farmacológica, ¿será por eso que pedían condiciones contractuales inaceptables? “Como si no confiaran en su propia vacuna,” Ginés Gonzáles García.

Asegurar las vacunas necesarias para garantizar la vida de la población es un objetivo de máxima en cualquier país del mundo, el gobierno argentino lo ha conseguido.

No ha sido casualidad ha sido el fruto de una decisión política fundamental que marcó el primer año, y tal vez mas, de gobierno. En otro orden de cosas no sorprendió cuando el ministro Guzmán repitió lo dicho por Cristina en La Plata, que hay que alinear salarios, jubilaciones, tarifas y precios de alimentos.

La voracidad de los patrones del campo con un pequeño paro rutero demostró la fragilidad de los equilibrios económicos sociales. Una simple medida de restringir la exportación de maíz provoca una asonada mediática que, hay que reconocerlo, al gobierno le cuesta manejar.
Son numerosos los estudios y trabajos de economistas que demuestran los orígenes multicausales de la inflación y sus componentes políticos de clase oligárquicos/Juntos x el C/ que vienen degradando la producción nacional en su propio beneficio sin miramiento alguno. A grandes rasgos, y no tanto, es la misma política que implementó Martínez de Hoz a sangre y fuego y que siguen queriendo imponer hasta hoy los hijos de los dictadores y sus nietos.

Acaso nadie sabe que en el senado hay un proyecto de Junta Reguladora de Granos, como lo insinuó Omar Plaini – secretario del sindicato de canillitas-, y cuya recreación fue llevada al Congreso por la senadora del Frente de Todos por Río Negro Silvina García Larraburu con un proyecto de Ley.

El problema es la inflación que empobrece a los generadores de riqueza con su trabajo y las ganancias quedan para “3 o 4 vivos”.
Desacoplar los precios internacionales de los internos es central para defender la canasta familiar, otra forma es implementar retenciones a la exportación agroganadera en momentos de extraordinarias ganancias para los mayores exportadores de granos del mundo. Ah y que además contrabandean, subfacturan, y somos todos Vicentin porque estafamos cuando podemos.

Estatizar, o mejor dicho recuperar, las empresas energéticas, de gas, como se hizo con AYSA o con YPF, ¿es imposible? Claro que no, si son nuestras.

Esto no será fácil lograrlo, pero los pibes de los barrios populares no pueden tener hambre, zapatillas rotas y alguno mas grande vea el futuro con un arma en el bolsillo.

Es un mandato popular, es una decisión política que será defendida como defendimos la libertad de abortar voluntariamente, como defendimos la vacuna, vamos a defender salarios que le ganen a la inflación y nuestra mesa sea la de casa y no un comedor popular. Este es para los domingos.

*Para quienes quieran profundizar en el análisis económico, se recomienda leer: “Dos visiones opuestas” Guillermo Wierzba, El Cohete a la luna 16/1/2021.

“Mentiras y verdades sobre la inflación” Claudio Scaletta, El Destape 16/1/2021. Cualquier nota de los dos últimos meses de Alfredo Zaiat en Página 12.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados