15 abril, 2021

Staff | Contacto

Los nuevos Barones de la politiquería

Los nuevos Barones de la politiquería

El escenario político actual muestra una oposición radicalizada que busca los márgenes discursivos y especula con los dividendos que pueda darle la profundización de las divisiones. Mientras tanto, la pandemia expone aún más los distantes modelos de Estado. 

Por Hugo Elías| 

“Los Barones del Conurbano” fue una categoría política super usada por el periodismo antiperonista para referirse a los dirigentes / intendentes que elección tras elección renovaban sus cargos con un armado de años que incluía lazos familiares y negocios. Una nobleza criolla.

Las prácticas eran las del punterismo que ya habían estrenado años anteriores los conservadores y luego los radicales. Nada nuevo, pero con poder permanente.

Esa práctica está desprestigiada en el oficialismo desde la llegada de los sectores juveniles, movimientos sociales, sindicatos con prácticas democráticas, partidos del Frente de Todos con ricas experiencias de gobiernos locales representativas y progresistas, dejando cada vez mas relegadas las prácticas antidemocráticas alejadas de la militancia territorial. Fue el fruto de la convocatoria disruptiva del kirchnerismo, bisagra transformadora peronista antineoliberal.

Pero tales banderolas han sido recuperadas por los que se presentaron como la “nueva política” y resultaron ser lo más viejo, trenzero y burocrático.

Son los dirigentes del PRO/RADICALES/LILITOS, los nuevos barones de la política argentina, representantes de lo peor de la construcción política, atravesada por la disputa de cargos, los grandes negocios y la dimensión internacional antinacional, proimperialista, que también trae grandes negocios.

Modernizaron con celulares, marketing y medios hegemónicos las peores prácticas políticas, la trampa, la patota, los aportantes truchos y afiliados incomprobables. Espiaron a miles y hoy están a la intemperie.

No es casual que hoy se note semejante desnudez, el alejamiento del gobierno desata los peores embates para no quedar afuera de ningún reparto. De militar con sectores populares, de expresar a algún sector social por fuera de su círculo partidario, de impulsar alguna propuesta mejoradora, ni hablar, no existe para esta oposición.

Es un proceso con varias puntas, por un lado, el lado de confort que la fabulosa cobertura mediática les provee, al mismo tiempo el achicamiento de representación popular creciente que los desespera, cada vez que plantean una movilización y van poquitos, casi nadie.

Al no tener propuestas constructivas, mas allá de querer destrozar a un gobierno que está gestionando en medio de una pandemia, caen en manos de los violentos propios que, al calor de las bolsas negras, los alejan aún mas de cualquier sector social por fuera de los oligarcas con los que se retroalimentan.

Los pobres banderazos, las frustradas acciones en Formosa, las vergonzantes vacunaciones de CABA, Jujuy, Mendoza y Corrientes que superan por miles las 30 vacunas vip de Ginés, hasta llegar a la locura irresponsable, irreal si no la hubiéramos visto, de clausurar el Hospital Español en plena pandemia sin notificación ni razón suficiente. Ni qué hablar del represor Morales que después de vacunar “a los perros” reprimió salvajemente a los vecinos que defendían la cancha de fútbol del barrio.

La falta de propuestas, el achicamiento del espacio social al calor de la dirección de los violentos, los desastres de gestión en sus gobernaciones, la defensa del peor poder judicial que conozcamos para escudarse en él, esa misma justicia corrupta que mas tarde o mas temprano sale al sálvese quién pueda, los desespera y los vuelve peligrosos, traicioneros entre ellos.

Como se dice comúnmente, tiran tiros en la oscuridad, y esto en política rinde lo que un título está en la tele, hasta que aparezca la desconcertante batería de desmentidas que el oficialismo está aprendiendo, tarde, a manejar. O sea, pan para la mañana y hambre para la tarde.

La política del Frente de Todos es otra desde el 1 de marzo, con el discurso del presidente y luego con la clase magistral de Cristina ante la apichonada Cámara de Casación que rogaban que termine de una buena vez.

La negociación con el FMI, quiérase o no está pautada por la convivencia del Fondo con el gobierno macrista en el peor escándalo financiero que pone al país al borde del abismo. La querella criminal por defraudación y estafa no deja dudas.

La tranquilidad de la cotización del dólar al calor del ingreso de divisas por exportaciones y que el Banco Central colecta de a poco desarma las ansias devaluatorias. El acuerdo parece ser mas allá de las elecciones no antes, aunque las cacatúas de la city bancaria hablen sin que nadie los escuche. Hablan de la caída de bonos argentinos y no dicen que los compraron con la estafa supermillonaria de las Lebacs, no tienen vergüenza.

Despejada la negociación con el FMI, arrinconada la oposición en la carpa mediática en su vocinglería neofascista, odiadora y cada vez mas alejada de la sociedad, un crecimiento del empleo y la producción por sobre el 2019, la situación nacional sigue siendo grave pero no desesperante.

Salir del pozo es tiempo y proyectos, sintéticamente los proyectos los nombró Alberto en su discurso, cumplirlos en el tiempo que nuestra gente necesita es el desafío, 1000 obras, viviendas, hospitales, Procrear, Centrales nucleares, caminos, FFCC, y tantos proyectos inflan las esperanzas populares.

Hoy las urgencias siguen siendo la vacunación, los salarios y los precios que empobrecen día tras día nuestra canasta familiar.

La vacunación es la mejor y es impecable su distribución, sólo manchada por los desaguisados privatistas de los gobernadores / Barones  de JxC. La falta de vacunas se resuelve a fin de marzo, aunque el gobierno no lo diga.

Los salarios superarán a la inflación dijo el ministro Guzmán, no imposible, también lo dijeron con el acuerdo con los acreedores privados y con el dólar incontrolable. Guzmán 2 cacatúas pagas de los bancos 0.

Los precios que no aflojan son un pendiente del gobierno que empezó a castigar a los que escaseaban las entregas y ahora les pide que expresen su cadena de valor en los productos.

“Estatismo, intervencionismo, ataque a la actividad privada!!!”

Digo yo, ¿Los ATP, los IFE, el enorme esfuerzo estatal para recuperar una salud destruida, las jubilaciones aumentadas, el monumental trabajo del ministerio de desarrollo social que les metió la explosión del conurbano en el olvido cobarde de los no reconocimientos, no es presencia del Estado? Y tantas otras cuestiones que día a día sacan del pozo a nuestro país que sin la acción estatal sería posible y al mismo tiempo los grandes empresarios escandalizados tendrían que revisar fríamente la ignorancia que la voracidad les provoca.

La Provincia de Buenos Aires, cuándo no, marca un camino con el programa “Comprá mas Cerca”, un acuerdo entre almacenes, autoservicios barriales, con mayoristas y fabricantes Pymes con sustanciales precios mas bajos en 23, en principio, productos de higiene, limpieza y alimentos. Es un camino a profundizar.

Ver también: #Entrevista | Los almaceneros con la gente

La canasta para los hogares al alcance de todos es el paso siguiente.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados