15 abril, 2021

Staff | Contacto

Opinión | La provincia de Buenos Aires marca el camino

Opinión | La provincia de Buenos Aires marca el camino

Por Hugo Elías | 

Desde la llegada de vacunas mas frecuentes, tanto desde Rusia como de India y China nuestra perspectiva ante la pandemia cambia mas allá de ajustes que se vayan haciendo sobre la marcha. La ansiedad popular por vacunarse reemplaza cualquier necesidad, incluso las económicas, aún en CABA donde abunda clase media macrista, encuestas truchas y antivacunas.

Digámoslo con todas las letras: la provincia de Buenos Aires con Kiciloff, Gollán y Kreplak y la permanente presencia en los 135 municipios es la vanguardia indiscutible de la mayor campaña vacunatoria de la historia argentina. El nivel de tecnología creciente día a día, los miles de voluntarios en los vacunatorios ad-honorem o con paupérrimos viáticos, los miles y miles de militantes jóvenes y no tanto que preinscriben a los vecinos que no manejan tecnología o no salen de casa y son atendidos en mesitas en los centros comerciales o visitados casa por casa, son el aire fresco de la solidaridad popular.

Hay una conciencia del gobierno de Kiciloff de la dependencia nacional de la vacunación bonaerense, de los 17 millones, el 40% de la población nacional, si estos son vacunados prestamente el país tiene mas vidas, menos muertes. No es poco.

Desde la puesta a punto del destruido sistema de salud, por parte de Vidal y Macri que no hicieron ni una cama hospitalaria, terminando hospitales, mas que duplicando las camas con respirador, comprando en tiempo récord insumos en equipos de protección personal y varios etc. donde destacamos el pase a planta permanente de todo el personal de salud provincial como su paulatina recomposición salarial.

No es casualidad, entonces, que haya mas de 4 millones de expectantes inscriptos por vacunarse, tampoco que se vacunen 47000 por día, dependiendo de la provisión y llegada de las vacunas. Hoy la provincia está en condiciones de aplicar 120000 vacunas por día si estuvieran disponibles.

Cuando le preguntás a un médico si podés vacunarte mientras tenés un tratamiento con cortisona y el tipo habla con una infectóloga del Posadas mientras está saliendo de una reunión de cientos de jóvenes en González Catán que está escuchando sobre el Sistema Nacional Integrado de Salud y te contesta “dale para adelante” estamos hablando de un entramado popular militante nuevo que la pandemia/vacunación ha inaugurado en Buenos Aires provincia.

La conjunción de militancia ignota y veterana, de jóvenes solidarios con los viejos de sus barrios, con una dirigencia gubernamental comprometida y al pié del cañón que permanentemente revisa y mejora los estándares epidemiológicos como al mismo tiempo propone salidas económicas progresivas que ya superan la ocupación del 2019 en sectores industriales claves, sale de una matriz política, nacional, democrática, transformadora, producto histórico de las luchas viejas y recientes.

Esto no es casualidad, es un proyecto político puesto a prueba desde el 20 de marzo de 2020 cuando empezó la cuarentena, y pasamos por Villa Azul, tomas de tierras como Guernica, hambre en las barriadas populares solo aguantada por los comedores, los municipios y el ministerio de desarrollo social nacional. Es el proyecto explicitado en toda la experiencia gubernamental bonaerense que privilegia a los olvidados, que se hizo cargo de un conurbano con caseríos miserables, y que desde un principio puso toda la capacidad del estado a su servicio. Es el valor de lo público como herramienta social ineludible, sin cortapisas.

Lo público, el estado al servicio de los mas necesitados, de los que no pueden esperar sin desesperar. La salud es un derecho para todos.

Esta es la diferencia, ¿Por qué la oposición no puede en las provincias que gobierna ni acercarse a los estándares logrados en la provincia de Buenos Aires?

El martes 9 de marzo fue un día negro para los mayores de 80 años que tuvieron que estar bajo el sol durante horas para ser vacunados en CABA. El Luna Park, la cancha de San Lorenzo y Carrefour fueron la muestra cabal de la concepción política de Rodríguez Larreta y sus huestes de JxC. El desprecio a los viejos no tiene perdón. El ministro Quiroz dijo que no habían contado con los acompañantes, ¿Cuándo un anciano va sin compañía a la calle? Pero el desastre de la vacunación en la ciudad de Buenos Aires es en todos los aspectos porque está encarado desde una óptica privatista de la salud. Privatizaron las vacunas dándoselas a 7 prepagas y obras sociales que vacunaron sin ningún protocolo a sus socios y afiliados dejando para nunca al personal de salud y a los docentes con las consecuencias de contagios y fallecimientos en estos trabajadores esenciales. Dos médicos fallecidos, victimas de la prédica antivacuna y 400 contagiados en las escuelas entre docentes, auxiliares y alumnos, víctimas de la presencialidad irresponsable.

Lo dijo Eduardo López docente dirigente de UTE, así como “caíste en la educación pública ahora caíste en la salud pública”, para Larreta la educación y la salud son un negocio que se debe cobrar y el que puede lo paga y el que no va a la buena de Dios. Mientras hay 33000 vacunas destinadas a los docentes y Quiroz sólo puso 16000, todavía sin aplicar, ¿Y las 17000 restantes dónde están, en que privada se quedaron?
Ahí esta clara la diferencia, la salud pública, la vacunación, es un derecho de nuestro pueblo desde que tiene un sistema de salud nacional, provincial y municipal al servicio de toda la población sin distinción alguna.

No sólo en CABA asoma esta vergüenza privatista, con sus nefastas consecuencias en la salud de la población. En Corrientes se vacunaron a todos los senadores y diputados oficialistas, a militantes y dirigentes PRO, RADICALES, LILITOS y como frutilla del postre al ministro de salud provincial se le encontraron en su camioneta 900 vacunas que nadie sabe dónde iban y sólo hay mentiras evidentes que no explican nada. Un dato: en la cercana Paraguay ante la ausencia de vacunas, estas se cotizan hasta 1000 dólares, supongamos que hace precio por cantidad a U$S 500, por 900, son 450000 dólares. Negoción.

En Jujuy Morales también entregó la distribución de vacunas a empresas privadas, reconoció como si no tuviera nada que ver: “vacunaron hasta los perros y al gato”, los jujeños bien gracias.

En Mendoza nadie sabe cuando le toca la vacuna es la provincia con distribución mas lenta del país y el ex gobernador Cornejo tiene la cara de piedra de proponer la compra privadamente de las vacunas.

Su jefa Bullrich, experta en seguridad ilegal y represión popular, lo acompaña con su brutalidad discursiva clasista y oligarca “el que la pueda comprar que se la compre y así se vacuna y no espera”.

CABA, Jujuy, Mendoza, Corrientes no son casualidades, son fruto de una concepción política que es la misma que destruyó el país desde 2015 a 2019

Un ejemplo: hasta el 11/3 en CABA se vacunaron 130 docentes, en Provincia de Buenos Aires 130000 docentes vacunados. Total de vacunados este día en la Provincia 58000, el resto cambiemista sigue en los estudios de la telebasura.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados