22 octubre, 2021

Staff | Contacto

#Opinión | Llorar por dentro, gritar para afuera

#Opinión | Llorar por dentro, gritar para afuera

*Foto: Germán Pomar. Hospital de Campaña en Corrientes

Por Hugo Elías |

Esto me pasa en estos días, no creo que solo a mí, somos millones que miramos incrédulos como miles se contagian y cientos mueren todos los días. Lloramos por dentro y ahogamos el grito.

Claro que no somos los únicos en este mundo, hay muchos países que están y estarán peor pero no me sirve de consuelo.

Somos de la generación que lloró a los desaparecidos, fusilados, encarcelados por la criminal dictadura cívico militar eclesiástica. Somos de los que vimos como los soldados malvinenses eran despreciados y olvidados por esos mismos militares traidores.

Nuestra vida está trazada en el camino del dolor y dignificada por el heroísmo de luchas por lograr la dignidad popular, lucha eterna, sin fin, directriz de nuestra historia.

La tez marrón es la nuestra, con los rubios incluidos, los mas blancos que morochos y al revés, somos latinoamericanos con tango, trajes y corbatas, ponchos, importados europeos y originarios, somos todos y a todos nos reprimieron, nos mataron, nos metieron presos nos exiliaron. Nunca distinguieron entre la zamba, el chamamé, la milonga y el carnavalito. El negro es el enemigo, hay que borrarlo.

Pero siempre volvemos, somos una raza tozuda, nos pegan y aguantamos hasta que los verdugos se esconden para retomar fuerzas y volver. Como los dejamos de ver creemos que ya no existen. Error.

No aguantaron y ya saltaron sobre nosotros, pero quedaron cortos. Su poder sigue intacto, aunque no gobiernen, lo usan para dividirnos, para gastarnos, y hoy, para que nuestros hermanos mueran por COVID y culparnos a nosotros.

Es por nuestra historia, por nuestras cicatrices solidarias, que esta diabólica, aunque el diablo no exista, pandemia no nos va a derrotar.

El COVID no nos derrotará, aunque esté ayudado por los poderosos, por nuestro enemigo de siempre, que hoy no mata, enseña a morir por televisión, “no hay vacunas” “salgamos que no pasa nada”, “hagamos una fiesta” “no me vacuno, para qué”, repiten los loros criminales en su telebasura.

La inmensa mayoría de nuestro pueblo quiere vacunarse, cuidarse y cuidar para detener estas muertes. Ya la campaña criminal antivacunas fue derrotada, ahora los criminales mediático/políticos dicen que son pocas, otra derrota: llegan 6 millones antes de fin de mes y en junio entre Sputnik, Astra Zeneca de México y de EEUU y probablemente Sinopharm unos 9 millones mas totalizando 15 millones o mas a fin de Junio.

Pero los contagios y las muertes crecen y el cierre de actividades para impedir la circulación se hizo inevitable. El boicot a las restricciones anteriores dio su fruto: enorme aumento de casos, muertes y colapso sanitario en los libertarios de JxC y algunos gobernadores mas amarillos que peronistas como Perotti y Schiaretti que acompañaron alegremente a Rodríguez Larreta de CABA, Suarez de Mendoza que vacunó a 30000 docentes que no fueron vacunados, junto a los correntinos que pasean vacunas en camionetas particulares. Estos sí que saben de vacunatorios VIP.

Desde acá creemos que los 9 días de cierre de actividades no esenciales son insuficientes basados en los estudios epidemiológicos de la totalidad de nuestros médicos.

El presidente casi que se disculpó por poner restricciones y aclaró que sólo eran 3 días hábiles. Hay millones, muchos millones, que lo acompañan y no necesitan sus disculpas, celebran las medidas y gritan por mas control. Basta de querer acordar con los que quieren la muerte, ¿Hay mas cinismo que el de Larreta que acepta las restricciones de la prohibición de las clases presenciales pero no habilita las clases virtuales y las tres que se pierden se recuperan en Navidad?

Espero equivocarme, pero el botón rojo tendrá que seguir. Los actuales casos preanuncian más camas ocupadas y más muertes.

Ejemplo, hoy en la terapia intensiva de pediatría del Hospital Posadas de las 12 camas 5 estaban ocupadas por niños    de 14, 9 y 7 años con COVID con patologías previas. Esos niños tendrían un diagnóstico positivo, pero con COVID el pronóstico es reservado y se los controla en terapia intensiva.

El ejemplo parte de una baja de casos de adultos en UTI que normalmente recurre al auxilio de pediatría cuando no tienen mas camas. Como se dice la sábana corta o desvestir un santo para vestir a otro. Hoy creció la cantidad de niños infectados con COVID.

La situación es desesperante, el personal de salud está cansado, algunos buscan otro trabajo por el sueldo miserable que cobran, la tristeza los rebasa, no dan mas. Es insoportable ver que mucha gente ignora la realidad a costa del sufrimiento comunitario.

La insensatez de algunos exaspera, no parecen argentinos, el individualismo los ha deformado en monstruos, ajenos al dolor del prójimo, las muertes y contagios actuales son su responsabilidad de los últimos 20 días donde no cumplieron ningún protocolo ni cuidado.

Hay que decirlo a los gritos, los dirigentes macristas/radicales/lilitos, los jueces de la mínima corte de justicia, los grandes medios con sus teleperiodistas, son los grandes responsables de este desmadre sanitario que provocan enfermedad y muertes.

No será la primera vez que enfrentamos criminales, pero sí es la primera vez que se disfrazan de periodistas, políticos y jueces. Aunque lloremos por dentro gritemos: ¡Silencio, paciente grave, por tu culpa…!

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados