23 septiembre, 2021

Staff | Contacto

Empezó la campaña

Empezó la campaña

Por Hugo Elías | 

Las próximas elecciones de medio término ofrecen un atractivo inusual: la posibilidad de derrotar a la coalición derechista mas importante desde 1983 por segunda vez consecutiva.

Si así ocurre se abren para el proyecto nacional y popular grandes posibilidades para transformar nuestra sociedad en una mas justa y solidaria.

Los derrotados del 2019 están alertas y querrán impedirlo de la mano de los grandes poderes concentrados mediáticos, económicos y judiciales.

LA DANZA DE LA FORTUNA

El llamado a recuperar a Juntos por el Cambio como una herramienta para terminar el presunto desastre al que el gobierno nos trajo, rápidamente se desnudó en un baile de todos contra todos. En 15 días los radicales armaron una lista con Manes a la cabeza que pretende sacarle la primacía a Santilli en la Provincia de Buenos Aires.

Al mismo tiempo el primo Jorge de Vicente López no lo quería al Colorado, quería ser él primer candidato a diputado. Patricia Bullrich la mandó a Vidal a provincia y como nunca vivió en La Plata terminó en CABA con su jefe Rodríguez Larreta. Manes le explicó a Stolbizer que prefiere a Cariglino que sabe contar boletas mejor que Ocaña hacer denuncias desde el llano.

Si es bueno aprender de los viejos barones del GBA raleados por el kirchnerismo como el nombrado y Joaquín de la Torre, el candidato Manes no es aire fresco. Tampoco Stolbizer que estudió en la misma escuela de denuncias falsas que Ocaña.

Mientras, en Córdoba los Cambiemistas también se dividieron, en Negri por un lado y Juez por el otro con amagues de ir y venir juntos.

“Hola, soy Diego Santilli, me dicen “el Colo”, tengo 54 años, bla,bla, bla”, grabación al teléfono fijo.

“Buen día Sra., quería invitarla a una reunión de vecinos, ¿Quiénes? Somos de Juntos por el Cambio de Morón y queríamos bla, bla, bla, llamada al celular personalmente no una grabación.

Hacer eso en toda la provincia es mucho dinero en llamadas grabadas y personales, en base de datos y uso de líneas telefónicas. ¿Será verdad el temor de Manes que usen los dineros de CABA para la campaña en provincia?

Estas internas en CABA, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires se dan en provincias donde tener una presencia electoral importante, mas allá de los resultados finales, impiden un terror que flota en los aires de la derecha política, mediática y empresarial, la ruptura del macrismo.

La no continuidad de la coalición derechista de macristas, radicales y lilitos aseguran no sólo gobernabilidad del Frente de Todos sino un futuro cierto mas allá del 2023.

UNIDAD, VACUNAS, CRECIMIENTO ECONÓMICO

La “unidad del Frente de Todos” es un capital que nadie está dispuesto a derrochar y se ve en las trabajosas unidades conseguidas en casi todas las provincias con excepciones importantes como Santa Fe y Tucumán donde se da una rara división en ambas: el gobernador apoya una lista y el vice o la vice a otra lista.

Lo más llamativo es la firmeza de Agustín Rossi ante el claro desmarque del gobernador Perotti del gobierno nacional en este año y medio. Es acusado de reutemanista y aliado del conglomerado agrario santafesino, nunca lo negó e incluso se opuso a los intentos de expropiación de Vicentín. También es llamativo el apoyo de Cristina, según dicen, a Perotti.  La unidad no está en peligro, en Santa Fe se discute la política.

En el marco de una lucha sin cuartel a la pandemia la provincia de Buenos Aires da un ejemplo de un gobierno que provoca crecimiento económico y de un Frente de Todos que mantiene la unidad en casi todos los distritos de la provincia. Ejemplos como el de Morón donde ninguna agrupación quedó sin representación en las listas son la inmensa mayoría, la táctica de unidad fue clara: si compartimos el proyecto del Frente de Todos en la provincia dirigido por Axel Kiciloff la unidad es la única propuesta electoral. Así fue.

De la misma forma fue en CABA, en Córdoba, Mendoza, Formosa, Chaco, todas y sin estridencias con las excepciones de Santa Fe y Tucumán.

Para la derecha la campaña telefónica ya empezó, la mediática está difícil por la virulencia creciente de la interna.

La ausencia de Macri celebrada por casi todos, y la de Bullrich por ser minoría, le da un respiro a Rodríguez Larreta actual director de orquesta del PRO. Pero lo que nunca esperó que la lista radical encabezada por Manes se transforme en trampolín de lanzamiento del gobernador radical de Jujuy, Morales el carcelero, para disputarle la hegemonía de Juntos por el Cambio. ¿Se sumarán los radicales del resto del país?

Está claro que las disputas internas son por puestos y no por proyectos diferentes. El proyecto neoliberal es el mismo con el que nos castigaron desde 2015 al 2019, por eso no tienen propuestas, parecen un grupo de autoayuda. Votame que soy bueno y lindo.

La unidad política alcanzada por el Frente de Todos es un puntal para encarar las elecciones. Elecciones que son importantes para lograr mayorías legislativas necesarias para reformas, judiciales, políticas y económicas que posibiliten la acción estatal sin ser títeres de los poderes concentrados.

La vacunación exitosa que derrotó a los antivacunas, y el crecimiento económico que posibilite aumentar el empleo, disminuyendo esta pobreza infamante, son las líneas centrales del gobierno.

Los tropiezos existen, a veces no se entienden, como pagarle al FMI los vencimientos de este año con los dólares de los DEG, sin discutir, como se dijo, la ilegalidad del FMI al darle un crédito a Macri por fuera de su propia reglamentación. O el inesperado aumento del 41% a las prepagas de salud.

El proyecto de la derecha argentina es peligroso, no quiere la democracia, para ellos la república la representan los negacionistas como la amiga candidata de Bullrich, López Murphy, Lopérfido, el vocero de Bussi, como también los disimuladores que no son tan frontales, pero no los echan, los integran. Sabemos que quieren un país para pocos, que buscaron que en la pandemia “se muera el que tenga que morir”, nuestros trabajadores de la salud, los millones de vacunas, derrotaron esa mirada.

Pero han hecho daño, como dice Jorge Rachid: hace 4 meses había 56000 fallecidos por COVID, con la apertura de Rodríguez Larreta avalada por la mínima corte de justicia, y replicada en Córdoba, Mendoza y Santa Fe, hoy tenemos 106000 fallecidos.

Muchos de los 40000 compatriotas muertos han sido fruto de la irresponsabilidad de estos gobernantes con su prédica contra las restricciones de cuidado. Hacerse cargo de esas muertes sería lo justo

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados