23 septiembre, 2021

Staff | Contacto

Odio, violencia y muerte como línea de conducta de la oposición

Odio, violencia y muerte como línea de conducta de la oposición

Por Hugo Elías | 

La eterna cárcel para Milagro, la complicidad con el golpe boliviano y la criminal campaña antivacunas y anticuidados denotan un accionar de Juntos x el Cambio peligroso para nuestra democracia.

Los 2000 días de cárcel ilegal para Milagro Sala y sus compañeros, con 100 nuevos imputados por la corrupta justicia de Morales es una línea de conducta que trasciende la frontera jujeña. La participación del gobierno de Mauricio Macri en el golpe de estado contra Evo Morales se hizo seguramente con el conocimiento del gobernador jujeño.

Una semana antes del golpe Camacho, líder del golpe en el sur boliviano, se reunió con el cónsul argentino en Santa cruz para que lo asile si el golpe fracasaba. Toda esta información fue por cable a la chancillería macrista, el macrismo sabía del golpe a través de uno de sus jefes.

El golpismo boliviano y el macrismo comparten una línea de conducta: el odio a la negrada, mujer y coya en el caso de Milagro, la violencia ilegal de la represión y la cárcel y si es necesario la muerte.

Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, y los cientos de bolivianos fueron baleados con las mismas balas argentinas de goma y plomo.
Mientras, la mínima corte de justicia se acordó que Blaquier, dueño del poder en Jujuy, hacía los mismos 2000 días de Milagro que no resolvía su expediente de colaboración y segura instigación con la dictadura en la matanza de obreros de su ingenio y del Dr. Aredes el intendente de la localidad de Libertador Gral. San Martín. La “Noche del Apagón” se cortó la luz y fueron 200 obreros, estudiantes, profesionales presos y 30 desaparecidos.

Casi nada don Blaquier, ver los 4 yates de lujo que tiene en el puerto de Punta del Este y saber como se compraron de dónde salió esa fortuna enseña historia hasta el bruto que escribe.

De norte al sur, el odio al pobre que se queja, se organiza, resiste, la derecha de turno lo reprime, lo encarcela y si es necesario lo mata. Siempre tendrán unos jueces amigos y unos periodistas que los protejan.

Son días de Independencia, el presidente recordó a nuestros héroes, en nombre de ellos juró que siempre buscará que todos trabajemos dignamente. Tomamos su palabra, pero recuerde que Milagro y los demás presos políticos, lo están por dignos y encarcelados por la línea de conducta de la derecha que termina en muerte.

Si algo sabemos es que ellos no dudan, sus abuelos bombardearon la Plaza de Mayo en 1955, sus padres desaparecieron 30000 en la dictadura, si no logran domar a un pueblo empoderado buscaran aterrorizarlo. Como dijo Cristina, “no nos odian a nosotros, odian al país”

Los jujeños están siendo estafados día tras día, no hay justicia para Milagro, lo de Blaquier es una distracción necesaria de la vergonzante justicia. La cercanía de las elecciones muestra a los pingos en la cancha.

En el Frente de Todos la cuestión hasta ahora está clara: importa mas la gestión nacional que los nombres de los candidatos. La campaña será, o debería ser, Cristina y Alberto al frente defendiendo los logros empezando por la lucha contra la pandemia y el creciente panorama económico. Falta que ese crecimiento llegue al pueblo en salarios y fuentes de trabajo.

En tanto la cruzada antivacunas de la derecha ha sido derrotada y se puede comprobar en las volteretas irracionales de sus jefes mediáticos. Ahora son los varados, es estrecha cada vez mas la llegada mediática, ¿a quién le importa los que se fueron a Miami sabiendo que podrían tener problemas para volver, cuando todo el mundo busca vacunarse para no contagiarse?

De economía la oposición derechista macrista/radical/lilitos no habla, con sólo recordarles el desastre que dejaron se callan. Los que hablan son los que expresan el odio que reemplaza a la ausencia de propuestas. Los Milei y Espert que dicen que los sindicatos y las paritarias son un invento fascista y terminarán apoyando la propuesta antipopular del neoliberalismo de Juntos por el Cambio. También vociferan los amigos de Patricia Bullrich, los que cuelgan bolsas negras con la foto de Estela de Carlotto.

El odio no se expresa en el grito destemplado solamente, también en el desprecio a la verdad que se ve todos los días en los medios, en el espionaje y seguimiento a los opositores, en las ofensas a nuestra inteligencia de los jueces que manipulan expedientes para salvar a delincuentes amigos o empleadores del anterior gobierno o del conglomerado empresarial poderoso, hoy sin representación en el gobierno.
El odio está en los desmesurados aumentos de precios solo justificados por la voracidad de las grandes empresas concentradas que hoy ven un mercado interno que el macrismo borró.

El odio llegó a su máxima expresión en la campaña antivacunas con el “que se muera el que tenga que morir”.

Ahí lograron la criminalidad de sembrar la desconfianza en las vacunas y ya sabremos con el tiempo cuantas muertes evitables provocaron.
Nunca se preocuparon por los fallecidos, los provocaron, dijeron que el virus no existía, que el gobierno era autoritario porque pedía cuidados. Fueron consecuentes, sus gobiernos como el de CABA con Rodríguez Larreta y su ministro Quiroz han hecho que la ciudad sea una de las primeras en el mundo en cantidad de muertos por millón de habitantes.

Odio en sus distintas formas. Violencia, verbal, con cárcel y juicios corruptos. Muerte con “no a la vacuna” y armamento antidisturbios para masacrar la protesta del pueblo boliviano.

Una línea de conducta perversa que hay que desenmascarar permanentemente. Ejercer el gobierno y favorecer la participación popular, nuestro pueblo está dispuesto.

Aflojan los contagios, entramos en la inmunidad de rebaño vía millones de vacunas y la organización popular no va a esperar las elecciones para expresarse. El gobierno está tomando nota, pero tiene que demostrarlo.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados