24 enero, 2022

Staff | Contacto

Se nota mucho

Se nota mucho

Por Hugo Elías | 

Ante la falta de propuestas y las disputas internas Juntos, pero no tanto, echa mano a la oposición mediática con noticias falsas y manipulación editorial. La desbocada reacción misógina de Iglesias y Wolff fue un pelotazo en contra que se suma, al prófugo Rodríguez Simón y a la todavía no aclarada irrupción en Bolivia.

Siempre supimos desde acá que la línea política opositora está dictada por los grandes medios de comunicación, los grupos económicos financieros, industriales y agrarios. Estos no son sólo diarios, radios, TV y redes sociales, están direccionados por centros de investigación nacionales e internacionales especializados en el análisis político y social para hacer   propuestas ante las distintas situaciones que favorezcan sus intereses.

El principal objetivo es la concreción de una herramienta política que represente esos intereses concentrados en desmedro de las mayorías. Construir esa expresión política propia y con ella ganar el gobierno es el objetivo permanente.

Si es por la vía democrática mejor, si no será por vías semidemocráticas como los llamados golpes blandos de las denuncias falsas ante una justicia corrupta y por último los golpes militares reprimiendo criminalmente la protesta popular.

En nuestra región tenemos ejemplos de los tres métodos como Chile y Argentina, Brasil y Paraguay, y Bolivia como golpe militar.

Tales programas de poder son consensuados con el centro político internacional de la derecha que es EEUU.

La centralidad política de EEUU en América Latina es innegable y asfixiante. Somos países de grandes riquezas naturales con una clase dominante corrupta y genuflexa dispuesta a la entrega desconociendo toda soberanía nacional. No hace falta investigar mucho, son conocidas las agencias imperialistas que operan en el mundo de distintas maneras y tácticas. Con la CIA hay 15 agencias de inteligencia más según Atilio Borón, analista internacional.

Seguramente hay especializaciones: expertos en desestabilizar gobiernos de diferentes formas. Violentas con propagación de grupos de asesinos “revolucionarios” para provocar el rechazo a propuestas progresistas, el falso Sendero Luminoso reciente en Perú para boicotear el triunfo electoral de Pedro Castillo. Golpistas de gobiernos legítimos con brutal represión al pueblo como contra Evo Morales en Bolivia, hoy desnudando la internacionalización del golpe con la participación de Ecuador y la Argentina con ayuda de material bélico.

En esta última nos adentramos en la incidencia local en la participación internacional, que, por supuesto siempre descubre que detrás de una política hay millones en negocios, que de eso el macrismo sabe mucho.

Esta participación macrista en el golpe al gobierno democrático boliviano muestra de qué están hechos nuestros políticos de Juntos. Violaron por donde se lo mire nuestras leyes y tratados internacionales, usaron armas y munición argentinas para reprimir a nuestros hermanos bolivianos, escondidos en la noche y el secreto de los delincuentes avezados.

Ante el lanzamiento de la campaña electoral de eso no se habla, no se desmiente ni se niega, no existe.

La dirección política, los medios de comunicación, decretó la inexistencia de los hechos no escribiendo, ocultando el contrabando bélico, la participación del gobierno de Juntos por el Cambio en el golpe boliviano.

Tampoco existe el prófugo Rodríguez Simón jefe de la justicia macrista.

Las direcciones funcionan mejor en la victoria que en la derrota o por lo menos los errores se notan menos. Pero hoy la derecha viene derrotada desde hace un año y 7 meses y no levanta cabeza.

Para confeccionar las listas lo mandaron a Macri a Europa después de bocharle su candidata Bullrich mientras Rodríguez Larreta continuaba su plan en la provincia con Santilli. Sale la UCR a la cancha con Manes que da pelea. Córdoba nadie entiende qué pasa y Gerardo Morales da clases de construcción política desde Jujuy.

La interna santafesina entre Rossi y Perotti es civilizada, no sirve para la distracción, Chano y Chocobar tampoco, el dólar está controlado, Vidal mide menos de lo esperado, las vacunas vienen a millones, la provincia de Buenos Aires parece de otro país con cuidados, salarios estatales y miles de vacunadores aún los fines de semana. Estados Unidos envía millones de vacunas gratis, Alberto va por la CELAC, y en San Cayetano miles y miles saben que al país lo fundió Cambiemos, Radicales y lilitos.

¿Qué hacer? Se preguntan los cráneos de la desinformación, las fakenews, o las medio mentiras para parar esta debacle que los va a arrastrar hasta las PASO.

Se les ocurre revisar las visitas a Olivos desde el 2020, y encuentran que el presidente se reunía todos los días aún con restricciones para gobernar. Ya está, se dijeron, el presidente le pidió a todo el mundo que haga cuarentena y el no la respetó, se reunió con Adrián Suar, con Brandoni, con Florencia Peña, con Ursula Várguez en distintas ocasiones por la situación de los actores sin trabajo, en tiempos de pandemia. Y por supuesto con Kiciloff y Rodríguez Larreta en aquellas olvidadas conferencias conjuntas.

Pero la dirección en la derrota es difícil, salieron los mastines de papel Iglesias y Wolf a denunciar fiestas sexuales de Florencia Peña con el presidente en Olivos.

Lograron el repudio generalizado del feminismo de todo el país y especialmente de las diputadas del Frente de Todos que piden la expulsión de la Cámara de estos misóginos con fueros inmerecidos.

La jugada fracasó, la idea era atacar al presidente por no cumplir la cuarentena, pero los machirulos pusieron el pecho para que hasta los propios los repudien. El objetivo presidencial se perdió hasta hoy donde Clarín publicó que un señor taiwanés que fue a Olivos ganó licitaciones después de verlo a Alberto.

“No soy un ladrón, no lo fui ni lo seré, no soy como esos que no pagan el aporte a las grandes fortunas y se guardan la platita”, en obvia alusión a Héctor Magnetto mandamás del grupo Clarín, Telecom, Canal 13, TN, Radio Mitre y tanto mas.

Se enojó el presidente, “nunca me reuní con el chino”, dijo, no sé su nombre, ni sé de qué licitaciones hablan.

Esta operación mediática la destrozó el propio presidente con su enojo, pero no están vencidos, seguirán aún con mas saña. Eso Alberto lo sabe, no van a negociar, quieren la derrota del gobierno popular y están dispuestos a todo ¿O Bolivia no existió?

Es inaudito que el estado nacional siga dando la mayor pauta publicitaria al grupo Clarín, mientras sigue siendo escasa la ayuda a los medios populares de todo el país.

Los ladrones de la verdad, le dijeron ladrón al presidente, de no creer.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados