20 octubre, 2021

Staff | Contacto

Milagro en peligro

Milagro en peligro

Por Mario Burgos** | 

Milagro está siendo sometida a destrucción desde hace casi seis años por el gobierno de Morales, los poderosos de Jujuy y la justicia delivery, que llega ya a una notificación por semana de nuevo juicio o novedad de alguno de los ya vigentes.

Junto a Milagro sufren la acción destructiva el resto de las y los compañeros de la Tupac, también sometidos a prisión, demonización y escarnio. Y las familias de todas y todos.

Como nos dice Milagro, sus militantes, sus familias y su propia familia, están sobre su espalda. Un peso inmenso cuando todo viene en contra.

Milagro es una líder y es madre y abuela. En uno y otro caso siente el afecto, la responsabilidad y el compromiso de velar por los suyos, sufre sus sufrimientos, cada día más agudos, quisiera encontrar un punto de salud para todas y todos y no encuentra en la institucionalidad protección y cuidado sino agresión.

No es una simple acumulación: vivir prisión durante un año y medio de gobierno popular resulta más duro para un militante que los cuatro años macristas. Del enemigo se espera agresión, persecución, tortura, más en un país como el nuestro, donde las prácticas oligárquicas han sido tan perversas y sangrientas, tanto como heroica ha sido la resistencia de nuestro pueblo.

Del compañero se espera apoyo, defensa, cuidado, nunca abandono, indiferencia. En suma, la continuidad de prisión de Milagro y las compañeras y compañeros de la Tupac en Jujuy es una vergüenza para nuestra democracia, doble vergüenza para nuestro gobierno y una encrucijada de dolor para toda nuestra militancia, obligada a convivir con prácticas contra las que siempre nos hemos movilizado y aspiramos a eliminar de la vida política en nuestra Patria.

También es un beneficio para la derecha. No sólo porque desplaza del espacio de lucha a compañeras y compañeros, sino también porque instala un ejemplo vivo de qué destino puede caber para quienes nos enfrentamos a la oligarquía y sus voceros y ejecutores.

Hemos llevado a cabo, con Jorge Rachid y en su momento con el hoy desaparecido Federico Kaski, con Daniel Golán y Salvador Giorgi, una labor profesional de diagnóstico y acompañamiento interdisciplinario de salud a las y los compañeros de la Tupac detenidos.
No se trata ni se trató de un abordaje aséptico: no puede haber salud independiente de las condiciones de vida, de ciudadanía y existencia social de aquellos con quienes establecemos un vínculo terapéutico.

Estábamos, en este caso, acompañando a las y los perseguidos, torturados y sometidos a escarnio y prisión por procurar una vida más vivible para las y los mas postergados, expropiados y discriminados de su provincia. Sentirnos compañeros era necesario e inevitable, establecer una profunda amistad también.

Hay momentos, este es uno de esos, en que la labor profesional choca contra lo imposible. Milagro está en riesgo de vida, algunas compañeras y compañeros detenidos también. Con Jorge no dejaremos de hacer lo posible por su salud y su vida, pero queda claro que esta situación se ha dejado llegar a un punto que sólo puede resolverse desde un lugar de nuestras instituciones: Milagro Sala y sus compañeras y compañeros deben ser indultados.

Por imperio del derecho, por restablecer un poco de justicia, por la mínima reparación que merecen ante tanto atropello estatal, por la salud y dignidad de usted pueblo.

LIBERTAD a MILAGRO Y LAS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS QUE SUFREN PRISIÓN POLÍTICA.

**Mario Burgos es psicólogo, coordinador de la Comisión de Salud Mental del Instituto Patria y forma parte del equipo médico que con Jorge Rachid acompañan a Milagro Sala.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados