25 enero, 2022

Staff | Contacto

#Opinión | Es hora de hacerse escuchar

#Opinión | Es hora de hacerse escuchar

Por Hugo Elías | 

Si hay una certeza en la política actual es la importancia enorme, sino determinante, de los medios de comunicación, gráficos, televisivos, redes sociales, radiales. A tal punto es su importancia que la ventaja de quién los detenta y utiliza es muchas veces imposible de igualar.

Esta cuestión en nuestro país es tan clara que ante un gobierno que no responde a sus intereses, como el actual, desarrollan toda su programación, informativa y aún artística, en orden a su descrédito permanente, con las artes de la mentira, las operaciones del falso periodismo, incluso buscando su desestabilización antidemocrática. Por el contrario, ante un gobierno afín como el del macrismo/radical/lilito se esmeraron en ocultar, aún lo hacen, las estafas, los robos, usando el aparato estatal, la ignominia judicial de la que participaron ofreciendo periodistas estrellas para defender el peor gobierno democrático desde 1983.

Se debe resaltar que el poder mediático participa de la mayor concentración económica argentina junto al financiero, al agro, a la industria alimenticia, petrolera, metalúrgica, energética y de la construcción.

La concentración de los medios de comunicación en cuatro o cinco empresas con la centralidad del grupo Clarín les permite hegemonizar el bloque de poder económico y político conservador a partir que el resto de la gran burguesía argentina debe consensuar con ellos los ejes políticos de acción. Son los que marcan la agenda a través de los titulares de prensa al día siguiente.

Marcar la agenda es disputar sentido de la realidad en la que estamos. Si se dice por los grandes medios que la vacuna no es segura, publican a algún famoso que no se vacuna porque es veneno, y ayudan con su promoción manifestaciones antivacunas y quema de barbijos, durante horas y días, logran que mucha gente no escuche a los que saben y no se vacunen.

La reacción del gobierno y de los trabajadores de la salud junto a la colectividad científica fue de rechazo unánime. A la luz de los resultados podemos decir que fracasaron en su intento criminal de desprestigiar al gobierno boicoteando la vacunación.

El fracaso se basó en la efectividad de las vacunas, en el compromiso de los trabajadores de salud, en la campaña de vacunación de transporte y distribución y en la permanente información del gobierno nacional de todos estos pasos. Aún con dudas lógicas para el mundo el conjunto de la sociedad argentina confía en sus equipos nacionales de salud.

Pero el gigantismo mediático tiene la misión de recuperar el poder que con Juntos macriradicales tenían. Vaya si lo tenían, libre disponibilidad de miles de millones de dólares para fugarlos a las guaridas fiscales.

En esas guaridas hay unos 600 mil millones de dólares, un PBI y medio, pertenecientes a argentinos. Hoy no podés fugar como con Macri, por eso este gobierno no es el de ellos y lo quieren voltear.

Intentaron la devaluación, no dio resultado.

Apuntaron a la canasta familiar de alimentos con aumentos fabulosos sobre la carne y el resto: lácteos, harinas, arroz, dulces, galletitas, pan, pollo, elementos de limpieza e higiene personal.

Vaciar los bolsillos de los mas pobres que cobraban los subsidios oficiales, de los trabajadores con aumentos paritarios, los aumentos pautados de los jubilados con refuerzos para los que cobran la mínima. Fueron por los aumentos salariales de millones, lo que entraba por el sueldo se iba en el súper incluso comprando menos.

Esa fue la mejor campaña electoral para que el gobierno pierda en las PASO. Se montaron en las necesidades insatisfechas populares, escondieron todo el desastre económico del que venimos, y aprovecharon la pasividad oficial ante la guerra declarada. Mientras el gobierno llamaba al diálogo los aumentos de la canasta familiar no paraban, la oposición hablaba de miseria y los medios hacían el combo televisivo que responsabilizaba en todo al gobierno. Nunca hablan de los congelamientos de tarifas, del dólar planchado, del enorme esfuerzo estatal para socorrer a los mas pobres que en pandemia no pudieron trabajar ni changuear.

La actitud del gobierno ha cambiado de la mano del congelamiento de 1432 precios de la canasta básica con el secretario Feletti poniendo los Precios Cuidados en el centro de la escena. Hay firmeza, hay que cumplir y respetar esos precios durante 90 días.

La respuesta social fue unánime, no sólo consumidores, la CGT, la CTA, todas las organizaciones PYMES de la otrora CGE, respaldan la medida. No hay negociación ni acuerdo con la oposición política, hay una seguridad que están del lado de los grandes empresarios inflacionarios de la mano de los boicots solapados de los medios.

Al mismo tiempo se reafirmó que el pago de la deuda con el FMI made in Macri y sus socios fugadores, identificados mas arriba, no se hará sobre las espaldas de nuestro ya altamente empobrecido pueblo. Es ya claro que el problema también es del FMI, que le dio un crédito a Macri ilegal, fuera de sus reglamentos para garantizarle la reelección. “No hay ningún inocente” dijo el presidente mirando a los funcionarios de Cristine Lagarde. La deuda es impagable en los términos acordados Hay que suprimir las sobretasas que castigan la magnitud del crédito, empezar cuotas de pago tras un período de gracia de 4 años y un plazo largo de años para pagar la deuda. Mas de 15 años por lo menos cambiando deuda por inversión climática y luego de la investigación local ya comenzada que demuestra la estafa que ha sido este crédito.

En el G20 de Roma, frente a los líderes de los países mas poderosos, Alberto Fernández dijo “desde las periferias del mundo” se necesita “financiamiento genuino para el desarrollo, sin la complicidad local de quienes lo fugan a paraísos fiscales” Repitió el convencimiento en Escocia en donde todos líderes están de acuerdo con el cambio climático pero los dueños de las grandes empresas que calientan y destruyen nuestro ecosistema siguen sin escucharlos. No sólo en nuestro país el poder real no es el político y tiene una autonomía escalofriante persiguiendo la globalización de la riqueza mas allá de la destrucción planetaria y no es una historieta…

Nuestro pueblo es históricamente antimperialista y tiene asumido los latrocinios que hemos sufrido por depender de las deudas con el FMI. El Fondo te presta para pagar deudas que nunca los pueblos saben en qué se gastó lo adeudado, y para que el Fondo te preste pone las famosas “condicionalidades” que son ni mas ni menos el plan económico por el cual el país ahorrará los millones de dólares que debe. Ese plan se basa en la superexplotación de los trabajadores, achicamiento extremo del “gasto” social en educación, salud, jubilaciones, desregulación económica para favorecer el ingreso de capitales ilegales, y otras bellezas conocidas que hoy nuestro presidente lo ha dicho de manera contundente: No pagaremos con la miseria del pueblo.

Pero al mismo tiempo que sabemos que los antimperialistas somos mayoría los medios hegemónicos están al servicio del cipayismo histórico de los conservadores y toda su información va dirigida por un lado a ocultar el origen de la deuda y por el otro exigir un pronto acuerdo ruinoso para la Argentina.

Ahora el gobierno va por el escandaloso aumento de los medicamentos, empieza a marcar agenda, de eso se trata.

¿Cómo no hablar de los miles de chicos que se anotaron en un día para su viaje de egresados gratuito en la Provincia de Buenos Aires? ¿Cómo no explicar la enorme inversión privada de 8400 millones de dólares para producir hidrógeno verde?

¿Cómo no denunciar oficialmente la vergüenza mafiosa del poder judicial y hacer una propuesta de reforma de la mínima corte? Que, aunque sea rechazada muestre claramente quiénes están del lado de la justicia y quiénes del lado de la trampa. ¿Acaso no nos importa el golpe en Bolivia, el espionaje a los familiares del ARA San Juan, las prisiones preventivas inventadas, los presos espiados y los espiados y perseguidos, todo prohijado por el macrismo y que su jefe judicial está prófugo en Uruguay?

Creo que todas estas cuestiones, las que mejoran la vida de nuestra gente y las que defienden nuestra democracia deben ser expresadas en todo momento en los medios oficiales. No es fácil, pero hay que hacerlo.

Para disputar sentido, marcar agenda permanente, debe haber una decisión política desde el gobierno nacional de fortalecer los medios públicos y su participación en los análisis políticos. Es inconcebible que la pauta de las radios públicas de todo el país no alcance al 10% de lo que recibe del Estado el grupo Clarín.

Hay una forma rápida de resolver estas carencias que demoran un tiempo de acomodamiento. Es el ejemplo de la comunicación de los cuidados y vacunación contra el COVID 19, el éxito fue rotundo y todos los días había informes que la población escuchaba. Se disputó el sentido antivacuna y la agenda fue vacunarse.

La cadena nacional presidencial es la forma mas directa de hablar y opinar de las acciones de gobierno y deschavar la mentira y falsedad mediática. Que haya un compromiso semanal o quincenal de información de todo lo que hace el gobierno a través de la palabra presidencial es acorde con las nuevas medidas de defensa de nuestra alimentación, de la defensa ante la voracidad de los personeros del FMI y de su compromiso en achicar la pobreza.

Debe empezar ya, sin detenerse en las elecciones, si vienen por todo defendámoslo con todo.

Sumate al cactus

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados