19 agosto, 2022

Staff | Contacto

El empate sirve, pero no alcanza

El empate sirve, pero no alcanza

Por Hugo Elías |

El resultado de las últimas elecciones modificó las relaciones de fuerza entre el oficialismo y la oposición mejorando la situación de esta última. No se puede dejar pasar una reacción paradojal y auspiciosa de los legisladores del Frente de Todos enfrentando la prepotencia oligárquica de los opositores con resultados inesperados y favorables.

Desde el vamos la negación de aprobar el presupuesto al gobierno que enfrenta la doble pandemia del COVID y de la impagable deuda con el FMI contraída por los mismos opositores es de una bajeza democrática digna de autoritarios nostálgicos de negros tiempos.

Los diputados oficialistas aguantaron la parada a sabiendas de la derrota y mostrando en dónde están los que quieren la recuperación del país para el bienestar de nuestro hipercastigado pueblo. La inmediata reacción del gobierno de prorrogar el presupuesto del 2021 y la convocatoria a todas las provincias a firmar el Consenso Fiscal, propuesta aceptada por todas las provincias menos CABA, salta es escollo pretendido por los que “me opongo porque sí” y porque lo dicen los mentimedios antipopulares.

La misma mecánica de “aguantar los trapos” de los diputados peronistas en el proyecto de reforma del impuesto sobre los bienes personales subiendo el mínimo no imponible a 6 millones de pesos, con lo cual dejan de pagarlo 500000 contribuyentes y subirlo en 0,25% hasta los 100 millones y mas para los que superen los 300 millones. Se benefician 500000 y pagan un poco mas menos de 16000 contribuyentes contando los hipermillonarios con dinero en el exterior. Fue por un voto la diferencia a favor de la propuesta oficial que fue apoyada por el FIT y diputados provinciales.

El pensamiento político frente al desembozado objetivo opositor de boicotear y trabar toda iniciativa oficial sin importar las nefastas consecuencias para los argentinos guió el accionar legislativo: votan a favor de los mas ricos y en contra de los que menos tienen.

Creo que ese es el camino de ahora en mas sabiendo que lo único que les importa es el fracaso del gobierno del Frente de Todos.

De la misma forma se debe encarar la negociación de la deuda con el FMI. Si este reconoce sus errores en conceder un gigantesco préstamo de 57000 millones de dólares a una runfla de chorros financieros que gobernaban para que sigan gobernando se tiene que hacer cargo.

El gobierno de Fernández / Fernández negociará y se hará cargo del pago de lo que el país no recibió, pero denunciando a grito pelado aquí y en el mundo que el Macrismo/Radicales/Lilitos junto al FMI estafaron a la Argentina endeudándola por 20 años sin beneficio de inventario.

Es preciso aprender de los diputados, de Ofelia Fernández que ante la declaración de guerra no le sacan la cola a la jeringa, se los enfrenta sabiendo que hay un pueblo que los mira.

Ese pueblo retomó la calle, el 17 y 18 de octubre, el 17 de noviembre y 10 de diciembre la plaza y las calles se llenaron de pueblo.

El escenario con Lula, Mujica, Cristina y Alberto prefigura una nueva América Latina con el triunfo de Xiomara en Honduras y de Boric en Chile sin olvidar nunca a nuestros hermanos bolivianos de los que nunca dejaremos de aprender y López Obrador en México junto a Venezuela y el eterno faro cubano.

El esclarecimiento al conjunto del pueblo sobre la gran estafa que los ladrones del gobierno de Macri con el dinero que el FMI les/nos prestó que lo fugaron, así como vino se fue, es una tarea política central de todo el Frente de Todos.

No puede ser que estos tipos que nos hipotecaron la vida de nuestros hijos y nietos todavía ganen elecciones porque aparecen mucho en televisión.

Todos los días hay que desenmascararlos, estamos pobres, comemos mal, no tenemos trabajo digno, la mitad de los salarios no cubren las necesidades familiares, y eso es porque nos dejaron un país hecho bolsa, con miles de fábricas cerradas, con sueldos de hambre y una desocupación duplicada en 4 años. Sobre esa calamidad se robaron el crédito de 44mil millones de dólares que hay que pagarle al FMI que condiciona toda salida económica de crecimiento y el bienestar que nuestro pueblo merece. Esto también lo tiene que escuchar el FMI en nuestras calles con nuestra gente vociferando justicia social.

Somos un país riquísimo, con riquezas naturales únicas, con una industria instalada de última generación, universidades públicas en todo el territorio, una población educada y alfabetizada y es difícil sino imposible explicar nuestra calamitosa situación.

Sólo el robo descarado de los de arriba de adentro, de afuera y de no tan arriba lo explica. Robo muchas veces defendido con miles de muertos populares.

Esta última de Juntos por el Cambio con el FMI está magistralmente descripta por el ministro Guzmán que no por educado es difícil de entender. Demostró lo impagable de esta deuda y eso lo tenemos que gritar todos los días hasta perforar los sordos oídos de los responsables que se sienten impunes.

Hablando de impunidad es preciso anotar como un desbalance contra las necesidades populares la espantosa maquinaria judicial armada para cubrir a los ladrones, represores, espías y delincuentes ricos de toda laya siempre y cuando sean amanuenses del poder concentrado económico, mediático o político de derecha.

“Papá Noel fue a Comodoro Py” dijo Cristina por los desvergonzados movimientos para garantizar la impunidad de los delincuentes macristas.

De esto se trata, denunciar y buscar en la calle, en las organizaciones populares la fuerza que al gobierno le falta para enfrentarlos. Aprendamos de los diputados, de Ofelia, de Cristina, si perdemos una votación que quede claro que votan en contra de las mayorías.

Ganaron la elección festejó el Frente de Todos y Cambiemos se dividió, “voltearon” el presupuesto y sus gobernadores los putearon, se aprobó la reforma de bienes personales con diputados de varias bancadas y del Frente de Todos, esto es un empate político, sirve, pero no alcanza.

Tenemos con qué, la tercera ola de COVID demostrará la importancia de la vacunación y la miserabilidad de los antivacunas macristas, la recuperación económica es un hecho y debe ser resguardada con los cuidados epidiemológicos. Se puede crecer, cuidar y ganar en los difíciles frentes políticos-

Para eso la unidad, para ganar, no para empatar, y ganar es enfrentar al que te quiere destruí a toda costa. Enfrentar con el pueblo en la calle es la salida.

Sumate al cactus

 

 

 

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados