13 agosto, 2022

Staff | Contacto

Habló un presidente, no un comentarista

Habló un presidente, no un comentarista

Por Hugo Elías | 

El primero de marzo, como todos los años, se abre el año parlamentario con el discurso inaugural del presidente. Alberto Fernández se calzó el desafío de responderle a una realidad esquiva signada por propios problemas y agravada por la guerra en Ucrania que desacomoda el plano internacional.

El presidente aceptó la parada, mas allá de que guste o no su mirada y sus propuestas, y arribó un análisis de los principales problemas argentinos.

La Inflación; la estafa de la deuda contraída por el macrismo y el acuerdo con el FMI; reforma del Poder Judicial; investigación de los que aprovecharon el crédito del FMI para fugar millones de dólares; desmonte e investigación de las persecuciones de la AFI del macrismo, “los sótanos de la democracia”.

Los distintos programas de acción gubernamental basados en la recuperación económica y salarial, generación de empleo formal, continuar y acrecentar la construcción de viviendas, privilegiar la salud y la educación hacia los sectores populares mas necesitados. Todos temas centrales enfocados desde lo que se hizo y de lo que se proyecta hacer.

Es fundamental el destaque de la inflación como principal preocupación del gobierno a sabiendas que destruye mes a mes la recuperación salarial popular. Si bien es multicausal se pueden destacar los cuatro o cinco vivos, como dijo Cristina, que se quedan con los frutos de la recuperación económica como los monopolios alimenticios agroindustriales hoy encabezados políticamente por las empresas de telecomunicación.

Estas fueron señaladas por el presidente como impulsoras inflacionarias apañadas por un poder judicial que las cubre de cualquier demanda en defensa de las economías populares cajoneando el reclamo.

Es preciso que el gobierno intervenga decididamente en los precios de la canasta alimenticia. La propuesta de una Empresa Nacional de Alimentos basada en la economía popular y en sus organizaciones es un camino a tomar. El destaque del presidente del protagonismo de los movimientos sociales ahí tiene su anclaje operativo. Debe seguir el control de los precios acordados y concretar otro acuerdo con los negocios de cercanía. En este rubro es inaudito la no aplicación de la ley de etiquetado frontal ni el control estricto de Precios Cuidados en todo el país.

El compromiso de aumentar las tarifas de luz y gas un 20% por debajo de los aumentos salariales, aproximadamente un 40% anual de aumento de acuerdo a los números de 2021, un 20% para la tarifa social y la quita de subsidios, tarifa completa, para

el 10% mas rico. Este es el acuerdo alcanzado con el FMI que conspira contra la baja de la inflación, pero ya se dijo que no hay acuerdo bueno con el FMI, acreedor en jefe de los grandes fondos financieros de Wall Street.

Pero lo mas destacable de este acuerdo son dos cuestiones, la primera es patear para el 2026 el pago de la deuda contraída por Macri, Dujovne, Caputto y todos los del macrismo, radicales y lilitos y la segunda es que ese tiempo debe ser aprovechado para curar las heridas en el cuerpo social generando mas empleo, mas salud gratuita de calidad, mas salarios, mas reconocimiento a los de mas abajo con salarios dignos que alcancen a cubrir holgadamente las necesidades de las familias.

Si logramos mas tiempo para pagar una deuda que el pueblo no contrajo ese tiempo debe ser para reparar la miseria y la pobreza.

El tiempo solo no alcanza, pero la deuda externa contraída por Macri y facilitada hasta la estafa por el FMI tiene que marcar a fuego nuestra historia actual. De ahora en mas todas las acciones populares se deben ordenar a la reparación del daño en nuestra gente y que esa reparación se haga a costa de los depredadores que expoliaron el país con la bicicleta financiera y luego fugaron los miles de millones de dólares que el FMI les dio a nuestra cuenta. Cuenta que no firmamos y que tenemos que hacerles pagar a los que se esconden en las guaridas fiscales y que nuestro Banco Central ya identificó. Con esa identificación se les impida la compra de dólares en el país, y si necesitan dólares para que sus empresas funciones que repatríen los fugados. También es preciso plantear nuevamente el impuesto a las grandes fortunas anualmente hasta que se termine de cancelar la deuda con el FMI.

Es importante, entonces, la reiteración del presidente de investigarlos y juzgarlos como defraudadores antipatrias.

De igual manera la reforma del Poder Judicial tiene que servir a la reparación histórica de nuestro pueblo. No es preciso abundar sobre los señores de mínima corte ni de los tramposos de Comodoro Py, están fuera de nuestra ruta popular y deben ser expulsados. Si hay todavía vergüenza que apaguen el video de la Gestapo de Villegas el ministro de la ex gobernadora Vidal.

En este pantallazo de las tropelías que Juntos por el Cambio hecho cuando gobernaba nos esclarece contra qué nos enfrentamos.

El presidente dijo que no habrá reforma laboral ni previsional y enfrentó a los ladrones empleados del FMI que actuaron una ofensa que nadie les creyó, ni sus socios radicales. Los jueces mínimos se bancaron las acusaciones presidenciales son años de cara de piedra.

Este cronista cree necesario aclarar que todo lo que haga falta para fortalecer al Frente de Todos hay que hacerlo y que las críticas deben hacerse desde propuestas unificadoras. La critica propia debe hacerse con propuesta sin ella debilita y fortalece al enemigo.

Es bueno recordar la respuesta de Lenin a tales posiciones: “se nos ha dicho que no expresarnos en términos de ultimátum equivale a confesar nuestra impotencia. Pero es ya hora de que renunciemos al viejo efectivísimo burgués de las frases (…) En nuestra opinión, la fuerza de un gobierno está en proporción con la conciencia de las masas. Es fuerte cuando estas masas lo saben todo, lo juzgan todo, aceptan todo conscientemente. Queremos la paz general; pero no nos asusta la guerra revolucionaria.

 La unidad transformadora, luchadora y en la calle es central para impedir el genocidio social que el macrismo ya demostró buscar. Nuestro pueblo debe ser despertado, es consiente de su historia, de sus luchas, lo hemos demostrado, hay que despertarlo con la prédica permanente del peronismo y la justicia social.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados