11 agosto, 2022

Staff | Contacto

Mostrando los dientes

Mostrando los dientes

Por Hugo Elías | 

La reunión de la Asociación Empresaria Argentina, AEA, para festejar sus 20 años, fue una ventana a la realidad argentina signada por el dolor social, la pobreza y la desigualdad.

Allí se reúnen los empresarios mas poderosos, el círculo rojo le dicen, los que definen en gran medida el rumbo económico del país por su capacidad monopólica en los sectores centrales de la economía nacional, desde el sector agroexportador, los bancos, los medios y redes comunicacionales, las metalúrgicas, las constructoras, las energéticas hasta las alimenticias y sus comercializadores.

Tienen en común ser hipermillonarios, posar de emprendedores y esconder su origen en el latrocinio del estado para su enorme crecimiento. No hay ningún gran empresario argentino que no haya obtenido beneficios estatales para amasar su fortuna. Desde los Braun dueños de supermercados La Anónima, desde los años de la Patagonia Trágica con el asesinato de 600 peones para bajarles el sueldo, teniendo el manejo los Braun de la Sociedad Rural de Santa Cruz y que más acá fueron privilegiados por la dictadura de Videla y Martínez que les estatizó con millones la aerolínea Austral fundida.

Esta oligarquía da lugar a los recientes hipermillonarios como Globant que se fundó al calor de los subsidios del gobierno kirchnerista, pasando por Papel Prensa que la dictadura le regaló a Clarín/La Nación, la privatización de las energéticas, de YPF en su momento, de las grandes siderúrgicas como Somisa a Techint, las jubilaciones a las AFJP, y la liberalización neoliberal de la banca al servicio de la especulación, la evasión y la fuga.

Por eso la desfachatez de las risas por las declaraciones de Braun de La Anónima cuando confiesa que su empresa remarca los precios todos los días.

En esa reunión de AEA estaban todos los que se identifican con Braun y que le guste o no a los economistas, oficiales o no, son formadores de precios inflacionarios desde los insumos difundidos necesarios para la fabricación productiva como chapa, aluminio, papel, cartón, aceros, energía hasta los productos terminados que llegan a los hogares, como la palanca financiera de los bancos fugadores y los medios periodísticos dueños de la conectividad y la telefonía.

Estamos en una inflación hacia el 60% anual, esos muchachos de AEA aportan por lo menos un 25% según expertos economistas que desagregan los factores duros “multicausales” como el tipo de cambio, las tasas de interés, los salarios, el costo de la energía, la escasez de recursos naturales, aumento de materias primas importadas. Estos ítems explican un 30% en el 2021 cuando la inflación llegó al 51%, hay un 21% explicado por la permanente demarcación del Sr Braun y sus amigos de AEA.

Las carcajadas que provocan en el auditorio de los dueños de las grandes empresas muestran el desprecio y la insensibilidad de estos tipos ante el sufrimiento de las familias populares.
En vivo y en directo le dicen al gobierno: “nosotros queremos seguir ganando fortunas y no nos importa la miseria que provocamos”. Aprovechan los proyectos estatales, como el gasoducto Néstor Kirchner, la extracción de litio, la rutas y caminos proyectados y viviendas, y al mismo tiempo boicotean cualquier intento de mejorar la distribución de la riqueza hacia los sectores postergados manteniendo un aumento del 7/8 % mensual de los productos de la canasta familiar.

No sólo es un objetivo de ganancias extraordinarias, es principalmente el objetivo político de la derrota electoral del Frente de Todos a caballo de la inflación y la pobreza que ellos fogonean riéndosenos en la cara.

Van por el triunfo del macrismo/radicalismo que ha explicitado que hará una reforma laboral para despedir y explotar sin miramientos, una reforma previsional para impedir mas jubilaciones previas y congelar los sueldos, liberar la fuga y el tránsito hacia el exterior del capital y las exportaciones, contrabando incluido. Lo dicen sin empacho, no queremos un estado regulador, no queremos retenciones ni impuestos al negocio agropecuario, basta de impuestos para bancar la educación pública, la salud, ni morigerar la desigualdad desde la ayuda estatal. Este es el programa de Juntos por el Cambio.
Ya no hay, desde ahora, ágapes entre amigos de los empresarios y el gobierno. Lo dijeron en AEA, “el impuesto a la Renta Inesperada es confiscatorio”, “queremos aprovechar las ventajas de la guerra y por supuesto no pagar impuestos.”

Seguramente no esperaban el discurso disruptivo del presidente en la devaluada Cumbre de las Américas. La impecable demostración de autonomía de la política internacional en nombre de la CELAC, es decir América Latina y el Caribe, haciendo foco en la multilateralidad de las relaciones internacionales dejando en claro la finalización de la tutoría imperial de EEUU. Semejante demostración de dignidad liberadora presentó un antes y un después para las relaciones interamericanas. Sólo faltaba el ¡No al ALCA! De Néstor, Chávez, Correa, Evo y Lula.

La historia no se repite, pero enseña y los enfrentamientos con el hegemonismo hay que darlos sobre la base de construcciones política que permitan la disputa.

No fue lo mismo que Alberto hablara en nombre de la CELAC, todo el continente menos EEUU y Canadá, a que lo hiciera como el presidente de la Argentina. Pero no deja de ser un claro mensaje a nuestro complicado interior actual.

La construcción política necesaria para enfrentar a los planes de los AEA es el recorrido por todo el país de las fuerzas populares sin exclusiones ni señalamientos.

Ese discurso, para este cronista, sólo puede haber sido dicho por Cristina y eso tiene un valor inmenso para nuestro pueblo.
Los poderosos de AEA tendrán que tomar nota, vienen tiempos distintos, el que traiciona no es amigo.

El nuestro es un pueblo profundamente antimperialista, sentimiento arraigado desde la guerra de Malvinas hacia el pasado colonial y al presente de la deuda ignominiosa. Las palabras del presidente Fernández expresó esa unidad que nadie discute públicamente y al mismo tiempo le pone nombre y apellido al sendero liberador sin falsos amigos ni depredadores multimillonarios: Frente de Todos, Alberto y Cristina.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados