28 septiembre, 2022

Staff | Contacto

“Si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo”

“Si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo”

Por Hugo Elías | 

El odio cegó a la derecha y cometió una torpeza política monumental, puso su brazo judicial funcionando a fondo contra Cristina para condenarla y proscribirla.

Tal afrenta cohesiona al Frente de Todos detrás de Cristina, esta retoma la centralidad del gobierno, miles se movilizan espontáneamente para defenderla fortaleciendo al mismo tiempo al gobierno. Este sale del acoso de los grandes grupos económicos, la política se ordena con el pueblo en la calle que siente hartazgo. No sólo remarcan la comida sino que quieren encanar y proscribir a la “Jefa”.

La cadena nacional de una hora y media de la política mas importante del país por lejos, desnudó la tenebrosa maniobra de esta justicia que no solo castiga, condena, y encarcela a los inocentes sino que protege a los verdaderos culpables de las estafas con la obra pública.

Minuciosamente revisó los mensajes del teléfono de José López, usado por los fiscales para fantasear una conexión del tránsfuga de los bolsos con 9 millones de dólares en un convento de Luján. Con la muestra de dos mensajes de López  a un amigo donde se habla de la “Jefa” los fiscales concluyen extrañamente o falsamente, para ser precisos, la participación de Cristina en las estafas de la obra pública. Pero no reparan estos fiscales, amigos o empleados de Macri, en la obscena familiaridad de López con los responsables de la mayor obra pública del país, Nicolas Caputo hermano del alma de Macri y Eduardo Gutiérrez dueño de la constructora Farallon, donde claramente se comprueba la inclinación de López para allanar cualquier impedimento para estos empresarios en los cobros de la obra del Soterramiento del Tren Sarmiento en Haedo.

Cristina no sólo demuestra este trío mafioso, sino que aclara que en el bolso de López había fajo de dólares enviados desde EEUU al Banco Finansur de un sr Sánchez Córdoba, miembro de la Comisión directiva de Boca Juniors en la presidencia de Daniel Angelici, otro hermano del alma de Mauricio Macri y de Nicolas Caputo. De ahí a los bolsos de López donde fueron encontrados los dólares fueron entregados por sus amigotes Caputo, Gutiérrez y el primo Calcaterra por los favores recibidos.

Al mismo tiempo Cristina llama la atención de la ampliación del presupuesto en 45.000 millones de pesos para el soterramiento del Tren Sarmiento cuando el convenio de construcción del soterramiento fue adjudicado sobre la base del financiamiento de la obra por parte las empresas constructoras y ningún aporte del estado argentino. Es casi el mismo monto que aparece en la condena de los fiscales tuertos que no vieron nada de esto y sí vieron dos llamados sin datos que la nombran.

También aparece esta cuestión en las conversaciones entre el bolsero López, el hermano de la vida Caputo y Giménez que le prestaba la casa al bolsero.

Los fiscales NO VIERON NADA de esto, sólo un diálogo donde López la nombra a “la Jefa”, y con una causa ilegalmente incorporada al expediente pero que sirvió para desenmascarar de dónde salieron los 9 millones de dólares de López, quién se los dio y porque servicios prestados.

Así la vicepresidenta corre la investigación sobre la obra pública al corazón del macrismo: Caputo, Gutiérrez, Agelici…Macri.

Lo justiciable sería la investigación de esta enorme coima al secretario López, pero como dijo Cristina: es un lawfare superior, culpa y condena al inocente y encubre a los culpables.

Hoy no sólo la jugada judicial macrista se autoacorraló  dándole al gobierno un aire inesperado sino que mostró la verdadera corrupción del gobierno macrista que se corona con la inexistencia por fuga de los 140.000 millones de dólares de préstamos que le tendremos que pagar al FMI y a los acreedores internos y externos.

Para el pueblo escuchar a Cristina con su entereza, su valentía inteligente, la claridad de identificar al enemigo y repetir “no vienen por mí, vienen por ustedes” es un llamamiento a la lucha, a la defensa de las conquistas que los macristas y sus aliados buscan eliminar si llegan a gobernar. Por eso la espontaneidad de la calle, la trasversalidad social y etaria de los que le pusieron el cuerpo para defenderla sin que nadie los llamara.

Esta denuncia a una justicia tramposa con el apoyo popular espontáneo sumada a la manifestación de 500 mil trabajadores de la CGT, la CTA de los trabajadores y los movimientos sociales marca un cambio en la situación política.

Al aparecer el pueblo movilizado como eje central de acumulación política superando al superestructuralismo negociador a todas luces fracasado.

La situación del gobierno se empodera frente a los embates del capital concentrado y con los trabajadores y el pueblo liderado por Cristina lo que antes era una incógnita hoy la defensiva es la del enemigo desestabilizador.

El ataque desembozado de la liga conservadora neoliberal formada por el poder económico, mediático, judicial y los políticos macristas tiene un objetivo claro: hacer desaparecer al peronismo.

Mas allá de diferentes alquimias la idea reaccionaria es de crear una sociedad sin respuesta popular organizada a la avanzada permanente sobre los logros y conquistas de los trabajadores y el pueblo.

Para esas conquistas fue central el peronismo como argamasa política superadora de la clase burguesa, expresando a las mas amplias capas sociales, intelectuales, productoras económicas, de todo el país a través de una propuesta democrática verdadera que desnudó el engaño liberal de una pseudodemocracia amañada al servicio de los poderosos.

No es la primera vez que se intenta desmantelar la ideología progresista e igualitaria que desde 1945 vertebra las luchas populares.

Los métodos genocidas del 55 y del 76 han dejado lugar al travestismo político de Menem, De la Rúa, Duhalde que fueron creadores funcionales del desmonte de las conquistas populares. Lo cual no quiere decir que los padres de la criatura neoliberal antipopular le hagan asco a la violencia asesina si es necesario para su cometido. Estos de ahora son los nietos de la fusiladota del 55 y los hijos de los genocidas de la dictadura del 76.

Por eso desde acá insistimos en identificar al enemigo, este existe, aunque se disfrace de “republicano”, es el que propone terminar con las jubilaciones universales, el que quiere modificar hasta ridiculizarlas las relaciones laborales con una ley de contratos de trabajo a la medida de los patrones, que la educación y la salud sean cada vez mas privadas y menos públicas, que las riquezas naturales sea privatizadas y tener un estado que recaude y reprima la protesta social.

Esta apretada y muy incompleta síntesis es hoy declamada como proyecto de gobierno del macrismo y sustentada por los grandes medios y las cámaras empresariales como AEA, la UIA y la Mesa de Enlace. Lo dicen Macri, Vidal y Rodríguez Larreta buscando el gobierno en 2023, y desde ahí aplastar cualquier resistencia que defienda los intereses populares.

Tienen un proyecto de país que es imposible con un peronismo vivo, con organizaciones sindicales defendiendo sus intereses, con una juventud participativa, comprometida, con una sociedad que sabe de tiempos mejores.

La proscripción de Cristina va en esa dirección, hasta ahora no parece tener éxito. La memoria de lucha y conquistas del pueblo ha salido a la calle, el gobierno tomará nota y el establishment también, la alianza se torna difícil sino imposible, por mas superministro que lo intente. Se trata de imponer condiciones desde las necesidades populares que son muchas y urgentes para un vergonzante 40% de pobres.

La palabra del gobierno tiene el peso del pueblo en la calle, cambió la situación y será con los dirigentes obedeciendo al pueblo en lucha que no duda donde está el enemigo.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados