15 diciembre, 2019

Staff | Contacto
Ultimas noticias
  • Informate con EL CACTUS, NOTICIAS DEL OESTE | www.elcactus.com.ar

Será ley, como que la tierra gira

Será ley, como que la tierra gira

OPINIÓN | Por Emanuel Matinhos

El debate que generó el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, rechazado hace exactamente una semana por el Senado de la Nación, dejó un tendal de cuestiones para analizar en detalle, más acá y más allá de la coyuntura, cuestiones que se vuelven a poner en foco a partir de una nueva muerte provocada por la clandestinidad: la de una joven en Pilar que se había practicado un aborto con un perejil.

Abarcar todos los aspectos del debate sería demasiado pretencioso, pero podemos ensayar una especie de conclusión sobre el tema: la lucha se perdió en el Congreso, pero se ganó en la calle. La aprobación de un proyecto que garantice la IVE es cuestión de tiempo (poco tiempo) fundamentalmente por una razón: la histórica irrupción en la escena política de cientos de miles de mujeres en las calles para defender este pero también otro(s) derecho(s), es abrumadora y parece no tener retorno.

Algunos comparan esta irrupción y dimensionan que su fuerza es asimilable a acontecimientos como el 17 de octubre del ’45 o a la lucha del movimiento de Derechos Humanos de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. No parece exagerado. El tiempo dirá.

Pero sin dudas, la capacidad de reflejos del colectivo de mujeres, su organización, su lucha inteligente y perseverante, y la instalación de un debate que hasta ayer nomás era tabú y que hoy invade cada rincón del país, dejó como pocas veces en evidencia el choque de dos ideologías opuestas con proyecciones distintas: una avanza hacia el futuro sin detenerse y otra, indefectiblemente, acabará anquilosada en un museo que ya no será visitado sino por unos pocos obsecuentes.

La otra razón del triunfo es menos visible físicamente pero es tan contundente como la primera: objetivamente, dejando por un rato de lado el pañuelo verde (suponiendo que tal cosa pudiera ser posible), los argumentos para defender la legalización fueron cintíficamente, políticamente y desde el punto de vista sociosanitario, aplastantes. Y no solo vencieron por fuerza y razón propia, también ganaron porque los discursos que hubieron enfrente fueron obscenos, vergonzantes, bestiales, paleolíticos. Y porque esos discursos no supieron comprender, explicar ni dar respuesta a una problemática que está delante de nuestros ojos dolientes, por más fuerza que se haga para no mirar.

Fácticamente, oponerse al proyecto no pone a nadie de ningún lado de la vida. (Además, sepan algo: eso de “salvar vidas” les queda bastante grandilocuente, es un traje superheróico un poco ridículo y nada creíble a estas alturas). El status quo es lo que nos trajo hasta acá y lo que nos arrojó otra vez al mismo lugar. Porque si el “No” hubiera tenido la razón, ya debería haber cambiado algo y se hubieran evitado las muertes de la clandestinidad. ¿No?

Pero volvamos al centro. La fuerza de la razón y la razón de la fuerza hecha carne en millones de mujeres (y hombres) hará que esta ley salga. No con este congreso, porque es difícil imaginar que se vuelva a tratar este proyecto el año que viene y más difícil que alguno de los legisladores que se opusieron cambien su voto para que salga. Habrá que esperar a las próximas elecciones, cambiar la composición de la cámara, poner en ejercicio la memoria, hacer números y barajar de nuevo.

Mátenme, pero la tierra se mueve 

A Galileo Galilei, perdón la disrupción, lo mataron hace siglos por sostener la teoría heliocéntrica. Pero antes de ser exterminado por la Inquisición se lo escuchó pronunciar unas palabras: “E pur si muove” (y sin embargo, se mueve).

Hace una semana sentenciaron al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Está bien (No, no está bien, está mal). Pero el debate se ganó. Que festejen los superhéroes de las dos vidas. Que digan lo que quieran. Pero la tierra gira. Y, como que la tierra gira, será ley.

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados