15 septiembre, 2019

Staff | Contacto
Ultimas noticias
  • Informate con EL CACTUS, NOTICIAS DEL OESTE | www.elcactus.com.ar

Los 50 años de Pinturerías Pisano, la empresa insignia del oeste

Los 50 años de Pinturerías Pisano, la empresa insignia del oeste

Este año, Pinturerías Pisano cumple 50 años apostando a la industria y al comercio local. Hablamos con Francisco, quien dirige la firma familiar desde 2001.
Por @zuranog y @_FrancoNB |

Pisano es la cadena de pinturerías más reconocida del Oeste. Con sus 25 sucursales, una oficina y depósito central, comercios re vendedores, desarrollo e-commerce, hoy sostiene a más de 100 trabajadores y trabajadoras. La empresa familiar mantiene sus valores hace 50 años. Bajo el lema “Pisano te ayuda siempre”, superó las distintas crisis y mira al futuro como un desafío permanente.

En su sede central, sobre el Acceso Oeste (Av. Pte. Perón 933) nos recibe Francisco Pisano y comenzamos a adentrarnos en la historia de la pinturería y de la familia, que es también una forma de tocar la historia de la zona oeste y sobre todo de Morón.

-¿Cómo fue crecer a la par del negocio familiar? ¿Qué recuerdos tenés de los inicios de la pinturería?

Una gran experiencia, con ventajas y desventajas. Entre las ventajas, trabajar en familia, entre las desventajas está la presión de no fallar al mandato. Pero crecer en una empresa familiar como esta es un orgullo. Por su trabajo y respeto hacia los demás, es querida y respetada por la comunidad que la rodea: Comerciantes, profesionales, vecinos y también colegas.
Los recuerdos son siempre en torno de la compañía, el corralón de mi abuelo, pasar horas acompañando a mi viejo, viendo el apoyo de mama y ver trabajar a mis hermanas. También trabajar (hasta a veces jugar) con primos, amigos, empleados, son tantos años.

La empresa fue fundada por Juan Jose Pisano e Isabel Garcia en 1969, como un desprendimiento del Corralón de Don Ángel Pisano, nacido en Floresta y que luego, se instaló allí mismo en la estación de Castelar.

Yo nací en 1971 imagínate, asique toda mi vida transcurrió entre latas, clientes y barrios del oeste.

La primera casa que compran mis padres fue nuestro primer hogar y también local, en la Av. Juan Manuel de Rosas 349 (Vergara, frente a la Escuela 15”para los locales), Moron.

-¿Por qué la pintura y no cualquier otro sub rubro dentro del corralón?

Porque la pintura en eso momento, 1966/67 no tenía especialización, tenia futuro, al principio mis padres se volcaron más hacia la pinturas, accesorios y herramientas para talleres de chapa y pintura y al poco tiempo fueron los número uno. Al hacerse conocidos y buenos clientes de las fábricas les ofrecieron ampliar la línea de pintura para la construcción, (casas, departamentos, edificios, etc.). Con ese mismo impulso, de buenos pagadores y buena atención se expandieron a otras zonas como Hurlingham, San Miguel, Morón Sur, etc.
Con el tiempo, el negocio fue cambiando al de hoy. La línea automotor es un 30% del total de venta, y el 70% restante son de productos obra. Además la pintura era más sencilla que el corralón o la ferretería.

Igualmente mi papá siempre tuvo una mirada muy buena para los negocios, y el análisis de ellos, un visionario. Cuando compró en Morón, en la calle Vergara, ya tenía todo estudiado. El sabía que esa calle angosta se convertiría en una Ruta de mucho tránsito, lo mismo en otros puntos donde hoy estamos. Otro ejemplo es en Autopista del Oeste donde estamos ahora, un lugar que parecía que iba a ser olvidado, donde veníamos por una huella de tierra hecha por carros, con su Citroneta, por el barro como si fuera una 4×4. Acá compró una tierra, nadie lo podía creer y hoy es la zona más linda de todo el recorrido.

Te doy otro ejemplo de visión, en 1984 tres años después de mudarnos acá a Gaona, en esa época una computadora para la empresa valía lo mismo que un camión mediano. Tenía uno y necesitaba otro pero se jugó por la innovación, y optó por comprar la computadora.

Con esa herramienta iba a poder digitalizar lo que tenía en papel para mantener el orden de la compañía. En los 80, fuimos de los primeros comercios en facturar con computadora, manejábamos la compra, la reposición, el depósito y la administración por sistemas. Usábamos disquete para mover la información. (Debe haber lectores que nunca vieron uno).
Con eso se automatizaron varias tareas y mejoramos todas las áreas de trabajo y sobre todo la venta, nos pusimos mucho más ágiles y empezamos a tener estadísticas en cuanto a la venta, rotación de mercadería, ranking, facturación, etc. Un adelantado.

– Desde esos días hasta hoy pasaron muchos momentos difíciles del país ¿Tenés recuerdos de esos momentos, cómo los vivía tu viejo?

A mi viejo lo marcó la crisis mundial de 1930, así que todo lo que transmitía, concejos e historias partían de ahí, de ese pasado tan duro y difícil que en la Argentina se repetían cada 10 años. Si, se recuerdan, con ulceras, con malos humores, con tristeza, bancando a los más sufridos, así como ahora y tratando de mantener el negocio funcionando.

Ese ejercicio de crisis, hizo que siempre haya un manguito ahorrado, de no gastar a cuenta, de ser conservadores para todo, etc. viene de ahí.

Y recuerdos hay varios, mismo ahora estamos metidos en una muy grande que todavía no sabemos cómo termina, el 1976, 1984, 1990, 2001, son momentos para olvidar, de mucha tristeza, angustia y al mismo tiempo mucho trabajo para sortear inconvenientes y mantener la venta y el espíritu arriba. A mí me pasó como vendedor en la época de la “no venta”, había que vender lo menos posible, porque no sabíamos a que precios íbamos a reponer. Te pedía algún vivo 100 latas y sólo le podías vender 10. Era tremendo, era época de hiperinflación.

-A vos también te tocó hacerte cargo en un momento complicado

Así es, yo arme un plan para ofrecerme como responsable de la empresa y luego de ser aprobado por la familia, el 1 de Julio de 2001 me hice cargo, ya en septiembre, o sea, tres meses después, estaba pidiendo agua porque no sabía cómo seguir, se veía que explotaba todo.

Ahí volvieron los fantasmas del año 30, llame a Juancho, (con mucha vergüenza), y le pedí concejos de cómo seguir porque se iba todo a la mierda.

Asi que nos pusimos juntos en modo crisis, tuvimos que poner en práctica la “no venta”, “la cobranza”, “la administración finita” y lo nuevo para mí, “visitar abogados”, pensando en declararnos en quiebra. Debíamos a un solo proveedor, creo que dos o tres veces lo que valía la empresa, y quedaban 65 más para pagar.

Fue muy difícil, triste, humillante, pero salimos adelante como muchos, gracias al entendimiento y sacrificio de los empleados y de los proveedores.
Luego los vientos del sur que asomaron por esos años, 2002-2003 hicieron que pudiéramos llevar adelante ese PLAN que había trabajado, arrancando en 2001 con 12 sucursales y llegando a tener 29 locales (hoy 25).

– Yendo más para atrás, nos salteamos los ´90. ¿Cómo vivió esa década Pisano?

En los 90 apareció el neoliberalismo más salvaje, de la mano de los capitales no de las milicias. Ahí apareció el marketing, la comunicación más agresiva de los medios para vender más, luego la internet, etc. Con todo esto, se vino la globalización de los negocios, se habilitaron para la venta de pintura a las grandes superficies, como híper y supermercados, las grandes tiendas de la construcción y el hogar, herrerías, madereras, fábricas de venta directas, cadenas de pinturerías directo de fábrica, etc. Pero nosotros teníamos un plan y ejecutarlo a rajatabla, hizo que pudiéramos sostenernos y crecer, logramos con ese proyecto, además de vender más, llevar nuestros productos y servicios a mas zonas y cubrirnos de las competencias.

-Cuando hablas de la informatización, el marketing y la variedad de oferta ¿dónde está la clave para ofrecer algo distinto?

Ahí la clave es la capacitación de toda la fuerza de venta, justamente en atención al cliente y capacitación en productos y aplicaciones. El buen asesoramiento, una buena experiencia de compra, saber interpretar al cliente, hacen que logremos satisfacción en el cierre de venta y alegría en el cliente a la hora de ver los productos aplicados en sus proyectos.
También con los distintos tipos de descuentos y financiamientos que tenemos, en efectivo, con tarjeta de crédito, con cheques, etc. hacen que los vendedores tengan más herramientas para una mejor atención.

Además las personas que atienden en nuestros locales no vende, te ayuda a solucionar problema o a lograr tus proyectos. Hablando de solucionar, si un cliente con un inconveniente de humedad que le genera una teja rota, o una canaleta mal puesta, lo primero que hacemos como buenos “especialistas” es ayudarlo a resolver ese tema, aunque no le vendamos nada. Los mandamos a un corralón amigo o singuería. Una venta forzada, o un mal asesoramiento, es un reclamo de cortísimos plazo.

-¿Hubo otra crisis que te haya hecho acordar a la del 2001 o a las que tuvo que enfrentar tu viejo?

Y… la última que no termina y arrancó en 2016. A raíz de la caída de ventas de hasta el 40% se nos hizo muy difícil sostener nuestro proyecto 2020, que consistía de duplicar la cantidad de sucursales y sumar cambio de generación, con un equipo nuevo para el manejo más moderno y profesional de la compañía. Tuvimos que desarmar todo, dejar gente en el camino, a este fracaso sumale que habíamos invertido en el e-commerce y en los pisos nuevos para que el depósito fuera apto para autoelevadores y racks. También quedó parada la ampliación de la oficina central que había sido creada en los años 80 con otras necesidades y ahora con un proyecto de 50 pdv, necesitaba cambios.

Pero acá estamos dándole pelea, se notan las batallas y la edad, no es lo mismo encarar los inconvenientes a los 20, 30, 40 o 50.

-Y la actualidad en términos de actividad de la empresa ¿Cómo la definirías?

Es otro mal momento para el Argentino en su mayoría, época complicada también para un industrial, empresario profesional que pensaba en invertir o seguir haciéndolo, hoy es mejor tenerlo en un plazo fijo o en bonos. No sabes lo triste y frustrante que es eso, cuando no sos tipo de la timba. No hay fomento ni incentivo para la producción y sí lo hay para el sistema financiero. Nosotros venimos sosteniendo el negocio por la gente que lo conforma porque de otra manera, es más fácil vender todo y poner la plata en el sistema financiero.

-En cuanto al futuro ¿Qué planes hay? ¿Cuál es la apuesta de la empresa?

Esta es una etapa muy compleja por lo económico y por el futuro del comercio en general. Pero estamos re definiendo nuestro perfil, estudiando para donde va el comercio de venta minorista, al mismo tiempo viendo como seguir innovando, dando más servicios, más variedad de productos, mejor experiencia de compra, estamos estudiando para ver desde qué lugar podemos apuntalar más y mejor a cada cliente/usuario.

Nosotros atendemos mucha variedad de clientes: Particulares, arquitectos, constructores, edificios, entidades como colegios, universidades, Estado, municipios, obras civiles, talleres de chapa y pintura, industrias, fábricas de muebles, etc.

Tenemos laboratorios de color automotor e industrial para todo tipo de vehículos y superficies y el laboratorio de pintura para decoración de particulares, profesionales, obras civiles, etc. También trabajamos productos de revestimiento de marca Revear, en cada sucursal tenemos “lenguaje of color”, la máquina de ALBA para preparar los colores del mundo, para pintar lo que se te ocurra, tenemos decoradoras a domicilio, un gerente de ventas especiales para atender requerimientos “especiales”, 25 jefes de sucursales capacitados, gran equipo de ventas, locales cerca, cómodos, lindos, entrega a dominio in costo, financiación, etc. ¿Qué más podes pedir?

-Pisano está muy ligado a la zona y sobre todo a Morón, algo que no sucede con todas las empresas con historia en la región ¿Por qué crees que pasa eso con la pinturería de ustedes?

Como te decía en un principio la familia siempre respeto a vecinos, clientes, autoridades, a la comunidad en general, y a cada persona que colaboro con nosotros. La función social es muy fuerte, viene desde la raíz más profunda de nuestra casa, siempre con la puerta abierta para todos y todas, y lo mismo se transmite en la empresa. Podríamos decir que estamos al servicio de los demás.
Sin perder el foco de que vivimos todos de este negocio, colaboramos con todo lo que podemos.

-Y la participación de Juan José Pisano en la vida democrática de Morón, sobre todo en los ´90 y la lucha contra la corrupción encarnada en la figura de Roussellot ¿Cómo influyó en la empresa?

Sin dudas, el periodo en el que Juan José, o “Juancho” como lo conocen todos, se hizo más visible por su participación política, peleando varias elecciones con gente muy pesada, antigua y conocida del distrito y de la provincia, dándole una mano muy grande para ganar las intendencias a Martin Sabbatella y a Lucas Ghi. Para él es un orgullo y una alegría haber sido parte de ese proceso, de mejora y transformación que mostró el municipio de Morón por esas épocas, que se extrañan, porque se ve un retroceso muy grande.

-Más allá del apellido, ¿Qué significa para vos Pisano?

Estar de este lado, como dueño trae satisfacciones enormes y también es una gran responsabilidad. Pisano para mi es todo, es el legado mis viejos, es tu apellido puesto ahí arriba, en lo alto, este año cumplimos 50 años y podemos decir que la familia a tenido una historia intachable, no fuimos ni somos perfectos, pero siempre priorizamos las ganas y necesidad de trabajar, la buena voluntad y el hacer las cosas lo mejor posible. Pudimos rodearnos de muy buena gente y para nosotros, es un orgullo, con todo el valor emocional que llevan las empresas familiares, sean pequeñas, medianas o grandes.

Imagínate hay empleados que vinieron a trabajar acá desde muy jóvenes, se han formaron, han tomado su propio camino o lo han fortalecido con nosotros, han armados sus familias, sus hogares, y algunos de sus hijos trabajan con nosotros, y así esperamos seguir creciendo.

Pisano para mi es, Juancho e Isabel.

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados