21 octubre, 2020

Staff | Contacto

El gobierno gobierna, no cogobierna

El gobierno gobierna, no cogobierna

Por Hugo Elías |

Desde el inicio, al gobierno del Frente de Todos se lo trató de condicionar. Los que perdieron las elecciones por goleada en primera vuelta quisieron marcar la cancha y lo primero fue la protesta de sectores del campo en contra de la suba de retenciones ya pactadas con Macri.

Unas cuantas camionetas, muchas boinas vascas ridículas y nada más. Luego, como siempre de la mano del agite de los grandes medios, la gran mentira de los miles de presos violadores libres en la provincia de Buenos Aires y por supuesto la eterna división entre Alberto y Cristina.

Enero, febrero y marzo, una seguidilla de medidas reparadoras hacia los argentinos del subsuelo dejados por el desastre macrista 43 % de pobres, 13% de indigentes y demás desgracias que puso la solidaridad de los comedores populares como marca registrada en todos nuestros barrios.

Apareció el Covid 19 y todo empeoró, no pudimos trabajar, el aislamiento nos obligó a quedarnos adentro y los informales, los de las changas fueron tras el IFE, y los formales tras el ATP. El éxito de la estrategia sanitaria nos posicionó entre los países mas seguros del mundo en cuanto a muertos por millón de habitantes. Aún hoy con rebrotes permanentes en nuestro interior estamos en menos de 350 muertos por millón de habitantes. El apoyo social ha sido y es fundamental, no hay encuesta seria que lo niegue.

La política argentina definida por el gobierno marcó el rumbo con decisión. Desde el acuerdo con los acreedores externos y locales de deuda en un 99% de adhesión fue la primera señal. Tal acuerdo, la fabricación en nuestro país de la vacuna mas prestigiosa, el DNU declarando servicios esenciales a la telefonía celular, fija, a Internet, a la TV por cable, con congelamiento de tarifas, el proyecto de reforma de la cloaca judicial de Comodoro Py, la ley del tributo a las grandes fortunas, la creación de una empresa estatal que regule la Hidrovía del Paraná y el desmonte del fabuloso aparato de espionaje de la AFI macrista cambiaron la situación política, Alberto Fernández gobierna no hay dudas.

Tales señales fueron tomadas inmediatamente por los dueños del poder económico mediático con su aparato político Cambiemos. La iniciativa oficialista fue sustentada en el éxito del manejo de la pandemia durante 6 meses y el acuerdo de la gran mayoría de la población. Tal panorama los alertó y pusieron sobre la mesa todo lo que tienen.

Veamos: comenzaron con la desvalorización de la democracia parlamentaria negándose a tratar las propuestas oficialistas que marcaban el proyecto nacional y popular. Pretenden tratar sólo lo que ellos consideran no cuestionadores del ordenamiento socio económico alcanzado por la tierra arrasada macrista. O sea, no quieren molestar a sus patrones de adentro y de afuera.

La otra herramienta fue la escalada de apostar a desmontar el aislamiento con la flexibiización de las restricciones con su nave insignia CABA y los impresentables libertarios, violentos con permiso en el Obelisco. Hubo mas gente en auto y en la tele que manifestando pero es lo que hay. Para que los lenguaraces dijeran la gente esta harta, cansada, la cuarentena mas larga del mundo, “la GENTE” ufff.

Pero lo principal y que sí cumplió su objetivo destituyente fue la rebelión policial en la provincia de Buenos Ayres. Sobre la base de un justo reclamo salarial el lumpenaje filo delicuencial policial macrista montó un levantamiento que sitió por unas horas la residencia del Gobernador y la Quinta Presidencial de Olivos. La afrenta fue grande, la respuesta fue atinada para no desembocar en mayores acciones con balas y heridos. Fue sorpresiva para el ministro Berni y la cúpula policial, por lo tanto, para el Gobernador y el elenco gubernamental incluido el presidente. La oposición también fue sorprendida y sólo atinó a defender la institución presidendencial a las largas, pero no por participar de la asonada sino porque su ADN golpista los tironeaba desde su historia. Primó el teléfono del poder económico mediático que sabe esto, si nosotros no los controlamos esto se nos puede volver en contra. A los peronistas los agarrás descuidados una sola vez, dos no.

09-09-2020 Buenos Aires: Efectivos de la policía bonaerense realizan una manifestación en Puente 12, partido de la Matanza, bajo un reclamo de mejora salarial. Foto: Analia Garelli/aa

La muestra: la asonada policial fue aprovechada magistralmente por el presidente para activar un DNU que recupere los fondos de la Nación otorgados ilegalmente por Macri a la CABA. Larreta estaba avisado, pero abusó de su “amistad”. Además, saldrá por Ley.

Hoy los ataques vienen por los carriles conocidos, siguen algunas marchas escuálidas agresivas, pataleos de jueces sin vergüenza ni ajena ni propia solo queridos por Macri y algún supremo tirando a mínimo, el coro de devaluadores comprados para la tele, augurando corralitos, fuga de empresas que desmienten tales desatinos, payasos ricos que dicen que 200 millones tiene cualquiera para evitar el pago a las grandes fortunas. Son peligrosos porque no pueden ofrecer una salida y llegar a cualquier desatino.

Por una cuestión estructural a tener en cuenta: el neoliberalismo que portan con su antiestatismo visceral es incapaz de resolver esta crisis tanto en lo nacional como a escala global. Amazon, Google, Microsoft, e incluso Mercado Libre, crecerán exponencialmente con sus bancos y fondos, pero no resuelven los problemas de las gentes, de los pueblos carecientes. Están hechas exactamente para lo contrario: para vivir de los esfuerzos y de la riqueza producida por esos pueblos. Hoy la presencia del Estado es imprescindible para asistir a la sociedad en su conjunto y en especial a los mas vulnerables y pobres.

El neoliberalismo argentino lejos está de resolverlo, ataca, pero desde hace un tiempo sus métodos son desesperados manotazos sin destino cierto. Una muestra estúpida Carriió acusa a Massa de golpista y Bullrich habla de fraude en 2019 cuando ellos controlaban la elección. Una muestra brutal: Larreta reprime a los enfermeros que reclaman su profesionalización en la puerta de la Legislatura.

El gobierno gobierna, dirige la escena. Esta es la diferencia, no se la harán fácil, se sabe, pero el músculo se empezó a tensar. La puesta en caja de los jueces del dedo macrista es inevitable. El despliegue judicial a partir de los archivos de la AFI de Macri es infinito, se metieron con los políticos opositores, armaron causas con narcos como Pérez Corradi, usaron a Bonadío, Stornelli, DÁlessio Santoro Clarín como la delantera mas mentada del apriete político con choreo incluido. Se metieron a escuchar a los detenidos y a sus abogados, espiaron a partidos políticos, movimientos sociales, comedores populares, funcionarios y candidatos a las elecciones. La diputada Carrió con sus abogadas y periodistas cómplices acusaron a Anibal Fernández de se “la Morsa” narcotraficante y autor intelectual de un triple crimen días antes de las elecciones del 2015. Llegaron a la canallada de espiar y perseguir a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan.

Al mismo tiempo el presidente no le queda tiempo para inaugurar nuevos proyectos industriales, Planes Procrear, se fabrican nuevos insumos sanitarios, nuevos electrodomésticos, automóviles, autopartes, satélite de Arsat, y un impulso a la construcción habitacional con inversión estatal. Mientras al calor de la baja de importaciones crece el superavit comercial para engordar las reservas flacas que Macri dejó.

Mientras en el Congreso se aprueban las leyes rechazadas por el macrismo, se aprueban los proyectos de ayuda social imprescindibles continúa el IFE, la tarjeta Alimentar y los ATP. El personal de salud provincial y nacional es pasado a planta permanente, el 85% de las jubilaciones superan la inflación del 2020, se relanza Ahora 12 y 18, continúan los precios máximos y las bolsas alimentarias que el Ministerio de Desarrollo Social distribuye a las familias a través de los Municipios.

Ante todo este bagaje de iniciativas permanentes la oposición salvaje no mide y hoy lo tienen a Larreta como mascarón de proa mas prolijo que Macri pero le resulta difícil, le pegó a las enfermeras, destrata a los docentes, interviene cooperadoras escolares, le regala terrenos a Clarín, niega la impresionante cantidad de muertos por millón en CABA, una de las mas altas del mundo, su policía protege a los violentos que agreden periodistas y reprime a los que protestan y reclaman justicia .
¿¿¿Dialoguista??? mmm, buena cobertura diría, pero Macri también tenía buena cobertura. Tiene cola, ladra, cuatro patas….

Para colmo el 17 de octubre serán millones en todo el país en las redes, por ahora, después de la vacuna las calles esperan.

Alberto sigue gobernando y Cristina lo acompaña. No hay pelea, hay proyecto de país nacional y popular.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados