25 junio, 2021

Staff | Contacto

Tres de Febrero | Clínica cerrada, trabajadores en la calle e instrumental desaprovechado

Tres de Febrero | Clínica cerrada, trabajadores en la calle e instrumental desaprovechado

Por Hugo Elías | 

En plena pandemia cerró sus puertas la clínica San Andrés del partido de Tres de Febrero derivando de buenas a primera a los pacientes internados, en su mayoría jubilados del PAMI y dejando en la calle a 144 trabajadores y trabajadoras de la salud.

El Cactus dialogó con Carlos Rojas, delegado de los trabajadores de la Clínica San Andrés de Caseros. Carlos tiene 31 años de antigüedad en la clínica y refiere la situación de desamparo que vive el y sus compañeros y compañeras desde el cierre: “El primero de febrero comenzó la derivación a otros lugares de internación a los 65 pacientes que estaban en la San Andrés. En su mayoría eran pacientes de PAMI siendo parte de los 18.000 pacientes de la clínica pertenecientes a PAMI.”

Rojas relata que el cierre fue inmediato después del traslado del ultimo paciente. Así los trabajadores se fueron enterando, mientras mantenían una ocupación pacífica de las instalaciones, de un conflicto en la sociedad patronal entre los socios. El Dr. Surachi dueño y director de la clínica fallece por Covid a fines de 2020, sus dos hijos son los herederos y desconocen la participación societaria de su tía la Dra. Surachi que alega ser socia de su fallecido hermano. La sucesión no la contempla porque hubo modificaciones en el paquete accionario sin su conocimiento.

Mientras tanto, fueron cobrados 22 millones de pesos de pagos de PAMI por parte de los hermanos socios, que no se usaron para pagar ni los sueldos de los médicos ni de los profesionales no médicos.

Resultado: Clínica cerrada, conflicto societario sin resolver con promesas de continuación de la clínica por parte de la Dra. Surachi mientras sus sobrinos desaparecieron con el dinero cobrado. Hay 144 trabajadores en la calle y 50 médicos monotributistas con pagos adeudados.

Sigue el delegado Rojas: “El último sueldo que cobramos los trabajadores fue el de diciembre, quedando una enorme deuda de aguinaldos no cobrados desde tres o cuatro años atrás. Creamos un fondo de lucha con organizaciones solidarias y algunos subsisten con otra entrada por tener desde antes otro trabajo. La mayoría no consigue otro trabajo por ser personas de cincuenta años o mas, en una tarea donde se privilegia a los más jóvenes”.

Ante este panorama, las y los trabajadores fueron a plantear su problema al Municipio, al Ministerio de Trabajo, al PAMI, al Sindicato de la Sanidad y lo hicieron conocer en los medios nacionales sin resultados por ahora.

En esta pandemia que golpea ferozmente a todo nuestro pueblo hay dos cuestiones en este conflicto: por un lado, la desesperante situación de los trabajadores y por el otro la no utilización del instrumental sanitario de 90 camas generales y 12 de UTI con respiradores, 10 de unidad coronaria un generador de oxígeno y un tomógrafo, todos elementos imprescindibles para nuestra actual situación sanitaria.

Sabemos que hay impedimentos societarios y legales, pero también se pueden tomar medidas transitorias que contemplen tanto las urgencias humanas de los trabajadores de la San Andrés como de los pacientes que a diario no encuentran una cama para su atención.

Salvar vidas es urgente, reconocer el trabajo y sus pagos de los profesionales no médicos también,

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados