02 diciembre, 2021

Staff | Contacto

Tenía que ser ella

Tenía que ser ella
Photo Credit To *Fotografía de Javier Heinzmann

Por Hugo Elías | 

Hebe, tenía que ser ella. No otra ni otro, ella con su eterna valentía de madre de las madres y los padres que hoy la acompañamos, que somos sus hijos devotos de esos pañuelos blancos.

La políticamente incorrecta que nunca traiciona ni se traiciona, exige desde lo mas profundo de su dolor recorrido durante 45 años.

Su sensibilidad brutal, sin esquivar ni amortiguar el dolor popular, lo denuncia, llama a enfrentarlo, exige reparación, justicia y cuando a tiene clara no duda. Lanza la flecha certera.

Nosotros/as no debemos nada.

El pibe que no tiene zapatillas tampoco debe, su papá desocupado no debe, la cocinera del merendero tampoco debe, el jubilado tampoco, el trabajador tampoco como tampoco el informal y el cartonero, los maestros tampoco, el oficinista y el bancario, la enfermera y el médico tampoco deben nada, el almacenero, el gallego del bar y el mozo tampoco, el peón del campo, el coya de la puna, el mapuche sureño, tampoco.

Ninguno debemos nada, por eso Hebe nos abraza, nos expresa habla desde su corazón y nos hace latir.

Nos llama este 17 de octubre a la Plaza de Mayo para decirle al FMI que no debemos nada, que esa deuda millonaria en dólares ninguno de nosotros la vio y menos la gastó.

Con lucidez de tamaña osadía nos dice que rompamos las fronteras y nos unamos con los 600 millones de latinoamericanos, desde Méjico a Ushuaia, para enfrentar a los yankis y sus cobradores.

Desde el análisis de la siempre desfavorable correlación de fuerzas se indica socarronamente que nos harán mierda, que nos cortarán el acceso al crédito, que los dólares llegaron, y se fueron, y hay que devolverlos si no caemos en el default y nos asolará la desgracia universal.

¿Y ahora dónde estamos, con un 42% de pobreza, una inflación del 50%, un 10% de desocupación y el peor salario de los últimos años? Una indigencia que avergüenza, un país riquísimo con la mayoría de su pueblo empobrecido, en la indignidad de necesitar la ayuda estatal cuando se dignifica trabajando en la fábrica, en la oficina o en el camión para ganarse el puchero.

Los causantes de esta debacle nacional que se muestra obscenamente en los miles de millones de dólares de deuda al FMI, sin abundar en la descripción aterradora del país que dejaron, son los que deben, son los que despilfarraron y fugaron con el asesoramiento de los burócratas del FMI.

Desde aquí se para ella este 17 en su Plaza, Nosotros y nosotras no debemos nada.  Si lo asumen conversaremos.

Es tan justa, tan precisa la descripción política que esa rebeldía hace que convocará a miles el domingo, que cambió la agenda del gobierno, miró fijo a los tibios y enmudeció a la oposición. Todo es opaco ante la firmeza clara de la verdad, si nos quieren cobrar lo que no debemos son delincuentes, asesinos económicos, empobrecedores seriales, piratas de nuestra riqueza, como lo han demostrado en la destruida Grecia.

Sabemos eso, estaremos en la plaza este 17, los que no debemos nada.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados