13 agosto, 2022

Staff | Contacto

Crónica de una salida mal anunciada

Crónica de una salida mal anunciada

Por Hugo Elías | 

El derrotero de la tarde del sábado fue convulsionado por la renuncia del ministro de Economía. Noticia que fue trasmitida durante el discurso de la vicepresidenta con la inocultable búsqueda de opacar su cadena nacional. No lo logró, mas allá de los casi aburridos analistas políticos que no se animan a nombrar al círculo presidencial que trataba de hacer prosperar los off donde se culpaba a Cristina de la reciente salida ministerial.

Este círculo, que perdió al de la foto de cumpleaños de la primera dama, pero dejó su gente y la demostración de ello es la permanente horrible comunicación del gobierno nacional sin cambios a pesar de los esfuerzos de Gabriela Cerruti.

Tomando como ejemplo a Perón el presidente se dirigió a Cristina diciendo que prefería convencer y no utilizar el método de la lapicera ejecutiva como le reclamó la vice en Chaco y en YPF enfáticamente.

En Ensenada Cristina profundizó la discusión también refiriéndose en Perón, que decía “convenzo con hechos, no hablando”.
Mas allá de ambos discursos la primera conclusión es que la relación de presidente y Vice está rota por razones políticas, no por egos enfrentados, sí por visiones diferentes de cómo encarar el gobierno en la actual crisis. Crisis, no hay que olvidarlo, que no fue causada por este gobierno sino heredada del macrismo, el peor gobierno desde la recuperación democrática en 1983.

El gobierno del Frente de Todos está a años luz del desastre que hubiera sido la continuación de ese neoliberalismo macrista radical delincuencial en el gobierno.

En algo no hay discusión, Perón usó mas la lapicera que ninguno y siempre convenció con los hechos, por eso la oligarquía nunca lo perdonó. Pero ello no prohíbe la negociación ni esta prohíbe la confrontación. Son momentos que la conducción política elige de acuerdo a su propia construcción de poder. Cristina ha planteado ambos momentos y Alberto defiende una negociación, un “convencer” que no es escuchado por los enemigos del gobierno y del pueblo.

Definir un camino en ese sentido es la tarea de la hora hacia dos principales objetivos: parar el crecimiento inflacionario de los precios y restablecer salarios tanto para los trabajadores formales como los informales. Dicho así es simplificar una decisión que cambia el perfil futuro del gobierno, no es fácil, pero es necesaria para evitar el peor futuro que sería la vuelta al gobierno del macrismo radicalismo.
Privilegiar la salud económica del pueblo, bajar el vergonzante 40% de pobreza exige ese cambio mas allá de las protestas y planteos de los privilegiados de siempre. Incluso rediscutir los condicionamientos que el acuerdo con el FMI exige, estamos cerca de una guerra que condiciona todos los parámetros anteriores.

Que el ministro de economía renuncie es una muestra de la crisis del Frente de Todos en afrontar estos desafíos. Guzmán no acuerda con este cambio necesario de privilegiar los salarios y enfrentar la inflación, y quedó demostrado que los salarios no alcanzan y los precios siguen subiendo. La forma de su renuncia recuerda a Kulfas, no merece comentarios y sí sospechas.

Afrontar esta nueva etapa supone un restablecimiento de los ámbitos de decisión del gobierno donde no puede faltar la principal autora de las alertas sobre el tiempo presente. Cristina ha retomado su rol de principal dirigente política nacional y la demostración de ello son los desesperados ataques judiciales, mediáticos y su derecha política como así la convocatoria en el interior del Frente de Todos que crece en el sindicalismo, en la juventud, en los gobernadores y es la referencia popular ineludible.

Tenemos la confianza en la grandeza de los integrantes del Frente de Todos, empezando por el presidente, que la unidad sea realidad, “eso no se discute”.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados