13 agosto, 2022

Staff | Contacto

La proscripción de Cristina

La proscripción de Cristina

Por Hugo Elías | 

Bajo aquella lluvia del 13 de abril del 2016 eran miles los que fueron a acompañarla a Comodoro Py ante la primera cita de la justicia traidora de los intereses populares. A tres meses de la asunción de Macri. A dos años y medio de mandato de Alberto Fernández hay un nuevo plan en marcha para proscribirla.

Esa misma justicia se prepara para borrarla de la política y proponer un monigote de los mercados, de los grandes fugadores de dólares, de los formadores de la inflación, de los tránsfugas banqueros. El plan es que ese monigote, ya sea de la derecha macrista o la radical, gane las elecciones aupado por los grandes medios, los millones de los grandes capitalistas, de la cobertura del imperialismo decadente pero peligroso, y si es necesario acallar voces populares vía judicial.

Para eso tienen que sacarla del juego a Cristina como sea, no creen posible ganarle limpiamente.

La mesa está tendida, hay causas impresentables por ausencias probatorias por doquier, la llamada del Dinero K y la de la Obra Pública o Vialidad, que sólo se mantienen por la gran mafia judicial que inventará argumentos para condenar a Cristina en un juicio donde nunca fue nombrada y donde nunca participó. Pero, así como absolvieron a Macri a pesar del probado espionaje a los familiares de los 44 tripulantes desaparecidos en el submarino hundido ARA San Juan, esta justicia puede hacer cualquier tropelía antijurídica y por lo tanto antidemocrática.

¿Para qué condenar a Cristina? De mínima para proscribirla políticamente e impedirle participar como candidata en las elecciones de 2023. De máxima, para provocar el desarme histórico del peronismo borrando a su principal figura y dejarlo sin dirigencia convocante, facilitando el triunfo de la derecha macrista radical.

Es un camino que ya están recorriendo, tanto en las expresiones políticas golpistas, en las económicas buscando una brutal devaluación mediante una corrida cambiaria, como en la desfachatez mediática de minusvalorar al gobierno sin la memoria del cambalache de miseria que nos dejó el macrismo.

Provocar la miseria y el descontento popular con los aumentos de precios permanentes, boicoteando cualquier medida de corte progresivo y de defensa de nuestra economía.

El broche de ese camino por todos esos energúmenos antipopulares deseado, será la proscripción de Cristina.

Esa proscripción tendría la misma consecuencia desbastadora en la unidad del peronismo y su pueblo como el arrebato de la bandera de un ejército en la batalla.

No se puede negar que el golpe de mercado que pretenden con la explosión del dólar blue, persigue la caída paulatina, la degradación del gobierno, frente a sus propios representados. La idea es que el Frente de Todos obedezca a los poderosos y traicione el mandato popular que lo puso en el gobierno. Eso sólo se puede pretender sin Cristina.

Todo ello amparado por un dispositivo judicial que el gobierno del Frente de Todos dejó intacto y por lo tanto con el tiempo lo fortaleció por inacción. Estos jueces, desde la mínima corte hasta los piratas de Comodoro Py, tienen la suprema misión de eliminar a Cristina de la política. Es el mandato que los dueños del poder económico le han encomendado.

Ya no hay lugar para dudas, así como ellos no dudaron en arrasar con los derechos populares cuando gobernaron, tampoco el gobierno popular con su fuerza en las calles debe demorar la reacción reparadora que hoy reclama el pueblo entero.

Es imperioso que el gobierno, al calor de estos ataques destituyentes con la corrida, la no liquidación de la cosecha, los gritos golpistas de Juntos por el Cambio, asuma que son enemigos del pueblo y de la democracia. Con estos no se negocia comiendo un asado, se los cita a conversar con las herramientas legales en la mano mientras el pueblo los repudia en la calle.

El macrismo radical que los expresa políticamente tiene la misión de entorpecer cualquier iniciativa popular que el gobierno proponga, están para eso. Esperan el desgaste del apoyo popular del gobierno para ganar las elecciones de 2023.

La Marcha de las Antorchas del sindicalismo combativo, acompañado por movimientos sociales, empresarios Pymes bajo la enorme invocación de la muerte de Evita un 26 de Julio es una cita primordial que irá forjando el camino popular para llegar al 17 de Agosto con miles en todo el país. La movilización popular será cada vez mas determinante hasta lograr el retroceso de la derecha acorralando a su “corte mínima”.

El gobierno con su presidente a la cabeza debe estar al frente de la movilización popular defendiendo el bienestar popular y poner el pecho por su vicepresidenta.

Propuestas claras de aumentos salariales, salario básico universal, medidas antinflacionarias, defensa de la canasta alimentaria con retenciones, persecución de los evasores y reformular los acuerdos con el FMI.

Esta columna mira al canillita de Ituzaingó y le aconseja al gobierno que haga lo mismo.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados