07 febrero, 2023

Staff | Contacto

La democracia en peligro

La democracia en peligro

Por Hugo Elías |

Hoy es mas saludable hablar de nuestro Seleccionado de fútbol que de política, pero es necesario sopesar algunas cuestiones para que no nos tomen desprevenidos los que hacen de la patria un cambalache infamante.

Ya es desfachatada la actitud antidemocrática, la añoranza de tiempos dictatoriales, expresada por la oposición de Juntos por el Cambio, los medios hegemónicos y el partido judicial. No casualmente todos ellos miran para otro lado cuando la violencia terrorista los toca en sus bordes. La niegan, que es una forma de apañarla, denotando su acción gestora de violencia, que no es nueva ni sorpresiva, pero que hoy ha salido a la luz a través de inocultables terminales con el intento de asesinato de Cristina y organizaciones terroristas financiadas y promovidas por Bullrich, Millman, y cía.

Están dispuestos a todo, nunca creyeron en la democracia, hoy es un estorbo y hay que removerlo. ¿Cómo? Extirpando la resistencia popular como garantía de la lucha y la defensa de los resortes de participación ciudadana. Participación que siempre exige justicia social, libertades emancipadoras sociales e individuales, en suma, profundización democrática liberadora.

Eso nunca lo aceptarán, por eso preparan el vaciamiento de esta democracia, debilitando sus resguardos y sus figuras, “Sin Cristina hay Peronismo, sin Peronismo hay Argentina” escribió Millman.

¿Acaso los argentinos estaremos dispuestos a aceptar un golpe palaciego que nos cercene los derechos democráticos que nos costaron decena de miles de muertos, perseguidos, presos y torturados? Estamos en ese desfiladero.

La derecha está perdiendo los estribos, se ha desbocado y muestra su real calaña. El asqueante espectáculo de diputados insultando a la presidenta de la cámara de diputados, con gestos obscenos, gritos destemplados guardan un nivel de agresión fácilmente trasladable a las manifestaciones callejeras con ataúdes, bolsas mortuorias, guillotinas de grupos violentos que son financiados por ese espacio político.

No poder copar el Concejo de la Magistratura para vetar cualquier miembro del Frente de Todos trasparentó su desprecio por la democracia y así seguirán actuando.

Ya lo demostró el impresentable estanciero diputado Espert vociferando insultos a una prócer de nuestra Argentina contemporánea Hebe de Bonafini. O el insulto del senador Juez para el que nuestro pueblo “es una mierda”.

No es sorpresa la raigambre dictatorial antidemocrática de estos y otros personajes de la derecha argentina hoy dentro del macrismo. Sí es novedad el grado de violencia expresiva y callejera que tiene su culmen en el intento de asesinato de la vicepresidenta.

La ausencia vergonzante de investigación de semejante hecho de quiebre democrático por parte de la jueza Capuccetti está blindada por los medios, la mínima Corte, Juntos por el Cambio, sus partícipes financieros, demoliendo cualquier esperanza de esclarecimiento del hecho mas grave de nuestra historia democrática post dictadura.

El pacto democrático se rompió y no hay vuelta atrás, la derecha con su partido judicial ha decidido buscar la solución antipopular del golpe institucional cueste lo que cueste.
Es inútil buscar el diálogo democrático con los amantes de la violencia y de las dictaduras, como lo demostraron apoyando en Bolivia el golpe contra Evo.

No se puede seguir poniendo en juego la democracia que tanto nos costó buscando acuerdos con los descendientes confesos de los oligarcas de siempre, aferrados al poder y dispuestos a la violencia asesina como sus abuelos le enseñaron.

El gobierno debe ser claro y trasparentar estas actitudes tanto de la corrupción judicial, como de los centros económicos como de sus expresiones políticas. Basta de dialogismo hueco que es violado al término de la reunión con declaraciones de guerra.
No hay término medio, o salimos en defensa de la democracia o seremos pasto de los buitres de saco y corbata.

El pelotón de fusilamiento judicial contra Cristina en el juicio por Vialidad está listo, es la deformación de nuestro sistema democrático en una cáscara vacía, el principio de una dictadura, la democracia recortada.

No puede haber duda ni traición, sólo convicción democrática en las calles, el pueblo está alerta, la dirigencia debe estar a la altura. El enemigo se sacó la careta, no cree ni quiere la democracia. Como la Selección, vamos al frente con la nuestra, orgullosos con nuestros pibes. La calle es nuestra y el pecho también.

Sumate al cactus

 

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados