21 abril, 2024

Staff | Contacto
  • Icon X

Apagar el fuego antipueblo

Apagar el fuego antipueblo

Por Hugo Elías | 

La eliminación del impuesto a las ganancias para los trabajadores de mas altos ingresos, la devolución del IVA de los productos de la canasta básica hasta $18.800 por mes en todos los negocios y en todo el país, el aumento de suma fija de $60.000 a los trabajadores, los aumentos a jubilados, a los trabajadores informales permitiendo su regularización efectiva laboral, a las trabajadoras domésticas, el congelamiento de precios en miles de precios incluso el combustible como en las prepagas son un  traslado de ingresos a la enorme mayoría de los argentinos.

Tal batería de medidas fue la respuesta del oficialismo al apriete imperialista del FMI exigiendo una devaluación para garantizar el pago de una deuda de dólares que ningún argentino de bien contrajo. Una monstruosa deuda contraída por Macri, Bullrich, Dujovne y companía. para pagar los depósitos de locales y extranjeros a tasas enormes. El famoso carry trade, cambias dólares a pesos, esos pesos los pones a altísimas tasas de interés y con ese resultado volvés a dólares que por supuesto son muchos mas que los iniciales con un rendimiento único en el mundo. Hablamos de inversores de millones de dólares. Todo ese crecimiento dolarizado para los especuladores de adentro y de afuera no pudo pagarse al no tener los dólares y la salida fue pedirle 51000 millones de dólares al FMI para saldar esa deuda que se fugó apenas cobrada.

Resultado: la deuda con el FMI, al fin U$S 45.000 millones por que el gobierno del FdT paró el último tramo, quedó para la Argentina sin haber recibido el país ni un solo dólar. Este endeudamiento condiciona el devenir económico del país por obra y gracia del gobierno de Macri, que Bullrich representa y Milei lo quiere para su gobierno.

Esta estafa así contada desde la simpleza para entenderla la estamos pagando con pobreza, trabajo informal mas allá del esfuerzo de millones de compatriotas diariamente.

Los argentinos que provocaron esta deuda son los que defienden a Macri, a Milei, y no hablan nunca de esa deuda ni del FMI al cual incluso defienden. Digámoslo con todas las letras, son cipayos que defienden una estafa al pueblo porque alguna porción de tamaña torta habrán recibido.

Por eso no quieren que el gobierno y Massa candidato exponga medidas de reparación para la enorme mayoría de los argentinos. No quieren ser descubiertos en su cipayismo que no pueden ocultar, Bullrich quiso entregar las Malvinas por vacunas, Milei quiere preguntarle a los kelper que opinan, hablaron con los apretadores del FMI para que rechacen las propuestas de pago del país y que declaren el default. Criticaron la recurrencia a China, a Qatar y al CAF latinoamericano para evitar el default mientras el FMI demoraba 4 meses la remesa de 7500 millones de dólares.

Por eso el cipayismo desprecia las medidas reparatorias de Massa, porque desnuda su entrega de nuestras riquezas económicas. Se escandalizan porque tales medidas impedirán los acuerdos con el Fondo. Está previsto, las medidas se financiarán con la disminución de las prebendas que perciben las grandes empresas que llegan al 4,9% del déficit fiscal mientras que la reparación popular no llega al 1%.

Lo que se juega en estas elecciones es histórico, la democracia está jaqueada, en peligro de transformarla en una cáscara que oculte el avasallamiento de conquistas logradas en años de lucha. La educación pública, la salud pública, las jubilaciones, los contratos laborales, el compromiso social de sostener el bienestar de las familias aún las mas débiles, las universidades públicas, las empresas estatales y sus desarrollos científicos, son el ADN de nuestra democracia como la igualdad de género, el respeto a la diversidad sexual y el derecho a una vivienda digna.

Todo eso está en peligro, el neofascismo no es una licencia discursiva, busca terminar con esos logros argentinos. Han ganado a sectores populares ante la ausencia de respuestas a sus necesidades. Por eso la rabia por las medidas de Massa, por eso su espanto indisimulado de ser descubiertos y derrotados. Ese periodismo militante de derecha ya es patético y marca nuestra esperanza creciente.

La continuidad de la reparación socio económica del gobierno marca el camino de la penetración en los barrios, en las fábricas en las universidades y en el boca a boca que siempre dio resultado entre vecinos. Somos pueblo y le decimos no al antipueblo.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Sobre el autor

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados