24 mayo, 2024

Staff | Contacto
  • Icon X

Crisis en las panaderías del Oeste: Cierres y caída de ventas

Crisis en las panaderías del Oeste: Cierres y caída de ventas

Desde que asumió Milei, cerraron 70 locales bonaerenses y cayeron las ventas un 45%. Las panaderías de barrio en peligro. 

Entre los tarifazos a la energía y el contexto inflacionario, sumado a las políticas económicas del gobierno libertario y el alto costo de producción por el aumento de precios de las materias primas, han provocado que baje el consumo del pan, poniendo en peligro las panaderías barriales. 

Un relevamiento realizado por distintos centros de panaderos constató que las ventas en las panaderías cayeron, desde principios del pasado enero, un promedio del 45%. Así lo confirmó el presidente del Centro Industrial de Panaderos de Merlo (CIPM), Martín Pinto, al diario La Primera: “La gente no compra más por kilo, sino por unidad. Te compran dos pancitos, dos facturas y las tortas se venden en porciones”.

La escalada de la inflación permite explicar este fenómeno. Según los datos del último informe de Índice de Precios al Consumidor (IPC), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC), en el Gran Buenos Aires, el pan y los cereales sufrieron un aumento del casi 40% entre diciembre del año pasado y febrero. 

Según el informe, en febrero el kilogramo de pan francés tipo flauta aumentó 8.5% en comparación con el mes anterior: pasó de $1.790,62 a $1.942,55. En marzo tuvo una fuerte suba: llegó a los $2214. Son aumentos mensuales que van entre doscientos y trescientos pesos. En la actualidad, el precio del kilo de pan supera esa cifra, pero varía según la zona y el tipo de comercio.

Desde el Centro Industrial de Panaderos de Merlo advierten: “Seguimos recibiendo continuos aumentos, no solamente de los insumos, materias primas y el combustible, sino que ahora sufrimos un terrible tarifazo de casi un 220 por ciento en las facturas de luz y de gas “, expresó Martín Pinto. 

Otra de las preocupaciones es el monto de los alquileres. El panadero merlense enfatizó que algunos de sus colegas se declararon en quiebra durante el verano porque no pudieron renovar sus contratos, ya que estaban a precio dólar. 

A todos estos gastos, se le deben sumar los referidos a los salarios y las cargas sociales de los empleados. “Las panaderías necesitan más de un trabajador. Los sueldos rondan entre 450 y 470 mil pesos, y los aportes son superiores a los 250 mil. Hay casi 700 mil pesos por cada empleado”, mencionó Pinto.

“Si vos agarras una flautita de pan, el 53 por ciento de ese producto es para el salario del empleado y su carga social. El resto son impuestos, servicios públicos, mantenimiento de vehículos e infraestructura y costo de materias primas. Solamente la puntita del pan, el 12%, es la ganancia del panadero, la cual en muchas ocasiones debes utilizarla para poder seguir produciendo”, comentó.

Por último, la reciente eliminación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino por parte del gobierno de Javier Milei, un fondo económico que permitía amortiguar el precio local de la harina respecto del valor del dólar, agravó la situación.  El dirigente panadero aseguró que “de continuar así, estamos condenados a desaparecer”.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Sobre el autor

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados