19 enero, 2021

Staff | Contacto

Morón | Se profundiza la interna en el gabinete de Tagliaferro

Morón | Se profundiza la interna en el gabinete de Tagliaferro

Los funcionarios desataron todo su odio contra la Secretaria de Comunicación Institucional Carolina Bartel por no haber cursado invitaciones para la presentación de la gobernadora María Eugenia Vidal en el Teatro Municipal Gregorio de Laferrere. No podía hacerlo porque estaba de vacaciones en Estados Unidos.

Carolina Bartel viene de mal en peor. De los cuatro meses que lleva como funcionaria, casi la mitad de ese tiempo estuvo de vacaciones, y la semana pasada fue la peor.

En medio de la crisis del gobierno de Ramiro Tagliaferro, el macrismo local intentó recuperar protagonismo. No tuvo mejor idea que convocar a los intendentes del conurbano para brindarle su apoyo al alcalde de Lanús, Néstor Grindetti luego que trascendiera que pesa sobre él una alerta de Interpol.

Luego, la gobernadora Maria Eugenia Vidal estuvo en el teatro municipal para presentar un plan cultural y darle una mano a su ex esposo y, prácticamente al mismo tiempo, en el Concejo Deliberante, la presidenta Natalín Faravelli presentaba “la nueva imagen institucional del Honorable Concejo Deliberante”, que consistió en cambiar de letras mayúsculas a minúsculas el logotipo hcd.

Mientras todo eso ocurría, Bartel disfrutaba sus vacaciones en Estados Unidos. Fuentes muy cercanas a la funcionaria aseguran que esto despertó también la bronca de algunos de sus empleados que la acusan de violar todos los resortes legales de las leyes laborales, y aseguran que con cuatro meses de antigüedad en el municipio, Bartel ya tuvo dos meses de vacaciones, además de haber estado ausente en medio de renuncias de funcionarios, denuncias por corrupción, patotas macristas en el Concejo Deliberante, y un desesperado intento de su jefe Tagliaferro por conseguir estabilidad institucional.

Bartel, como el 90 por ciento de los funcionarios macristas de Morón, no vive en el distrito y proviene de la actividad privada. En su declaración jurada dijo poseer dos autos, dos viviendas (una en CABA tasada en 1 millón y medio de pesos, y otra en La Plata tasada en 2 millones de pesos), un ingreso mensual por su trabajo municipal de $ 28.709 e ingresos provenientes de su actividad privada de $ 50.000 mensuales.

El otro dato significativo es que sostiene, en la misma declaración jurada, que el municipio de Florencio Varela, comandado por el peronista Julio Pereyra, le debe $ 400.000 por “servicios”.

A su vez, tiene una pésima relación con los medios locales de comunicación. Distribuye la publicidad oficial de una manera que solo estaría beneficiando a los  “periodistas amigos”.

Hasta el momento incumplió con las prerrogativas que le impone la Ordenanza de Distribución de la pauta oficial que regula su trabajo en el municipio de Morón. Y ahora se le suma el desprecio de sus propios compañeros de “equipo”. Desde el interior del mismo gabinete aseguran que ya son 15 los días que lleva Bartel en Estados Unidos y ponen en duda que a su regreso al país vuelva a sentarse en el mismo sillón.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados