02 marzo, 2021

Staff | Contacto

Energía | Rechazo a la maniobra de Macri para estatizar deuda privada

Energía | Rechazo a la maniobra de Macri para estatizar deuda privada

Días antes de terminar su mandato, el gobierno de Macri buscó compensar a las empresas de energía por las consecuencias de su mala política económica. El instrumento fue un DNU que fue derogado la última semana en el Senado. Desde ENERGAS defendieron la reparación de una maniobra que hubiese impactado en el bolsillo de los usuarios.

En la sesion del pasado 23 de julio, el Senado de la Nación votó por amplia mayoría a favor (41 a 25) la derogación del DNU, firmado por Mauricio Macri, que establecía un pago a cargo del Estado de casi 400 millones de dólares para compensar a las distribuidoras de gas por redes por las diferencias de cambio que debían afrontar en el pago del gas a las Productoras, en el contexto de la fuerte devaluación del peso ocurrida ése año.

En una carta abierta dirigida al jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, senador Luis Naidenoff, el actual titular de ENERGAS, Federico Bernal, le pidió al legislador que le explique él “a los 40.000 hogares que deben calefaccionarse con leña que también ellos están obligados a pagar la dolarización del precio del gas en la tarifa”.

“Explíquele lo mismo a los cientos de miles de hogares que se vieron obligados a desconectarse de la red y pasarse a garrafa (en el mejor de los casos) entre 2016 y 2019”, planteó Bernal, a la vez que afirmó que, al pedir la continuidad de la vigencia del DNU derogado, “está pidiendo que los impuestos que paga la gente se destinen, en la parte que corresponda, a saldar las consecuencias de la dolarización del precio del gas concertada a fines de 2017”.

“Al pedir que asuma el Estado Nacional esa deuda, está proponiendo que también la paguen los cerca de 5 millones de hogares que consumen GLP en garrafas, granel y tubos, así como los 38.173 hogares que consumen kerosene, leña y residuos orgánicos, más los 36.308 que se abastecen con GLP por redes”, sostuvo Bernal en el texto.

“Las diferencias en el tipo de cambio generadas en los contratos de gas en dólares entre distribuidoras y  productoras no pueden incorporarse legalmente como un seguro de cambio y traspasar a 45 millones de argentines una deuda privada de $25.000 millones”, aseguró el interventor del Enargas.

En la sesión del 24 de julio, Naidenoff afirmó que su derogación implicará que “esa diferencia de $25.000 millones la van a tener que pagar los usuarios”, algo que Bernal desmintió al indicar que “las diferencias en el tipo de cambio generadas al haber suscripto contratos de gas en dólares (distribuidoras con productoras) no pueden incorporarse legalmente como un seguro de cambio para las empresas”.

Esto ocurre en un contexto donde las petroleras -a través de la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH)- ya le pidieron al Estado Nacional que se efectivicen los pagos comprometidos por el Estado más allá de la suerte del DNU.

El decreto 1053 firmado por el ex presidente Macri afrontaba el 100% de la diferencia de cambio de los contratos por la compra de gas de las distribuidoras a las productoras, en una operación afectada por la fuerte devaluación de 2018, y que en principio el gobierno de Macri pretendió trasladar a los usuarios mediante un cargo adicional en sus facturas.

Días previos a dejar el Gobierno, la gestión Cambiemos reconoció $25.000 millones a las productoras de gas en compensación por el impacto de la devaluación de 2018 en los contratos de suministros, lo que haría a través de 30 cuotas mensuales de las cuales sólo llegó a pagar la primera.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados