26 junio, 2022

Staff | Contacto

Comunicación popular para los gobiernos populares

Comunicación popular para los gobiernos populares

Por Hugo Elías |

No es un descubrimiento reconocer los déficits comunicacionales del gobierno. La comunicación generalmente sirvió más a la oposición para sus críticas que al oficialismo para propagandizar las acciones de gobierno.

En esta no falló uno ni una, fueron todos, desde el presidente hasta el ignoto secretario de cualquier ministerio.

Las razones son varias y no responden solamente a que hay malos comunicadores, que los hay, hay fuertes razones políticas que explican los dislates a veces inexplicables.

La primera y muy destacada razón es la ausencia de una política de comunicación dirigida a la población explicando la herencia recibida y los caminos para resolverla. Acá ya podemos entrever un dato: nunca se trató a Juntos por el Cambio como un rival político dispuesto a cualquier cosa para destruir al gobierno aun a costa de provocar los contagios y las muertes durante la pandemia. Ejemplo: el presidente dando conferencia de prensa a todo el país ante los avances del cuidado ante el COVID, la compra de vacunas, el llamamiento a respetar la cuarentena, acompañado de Kicilof y Rodríguez Larreta. A los 10 días manifestaciones de los antivacunas acompañados por dirigentes de Cambiemos.

Lejos de asumir la realidad el gobierno le decía al país que eran grupos aislados, sin ver a Patricia Bullrich, a Luis Brandoni, a Hernán Lombardi vociferando pidiendo “libertad, que nos dejen salir”.

Nunca hubo un claro señalamiento de los enemigos del pueblo que, montados en la pandemia y en la indefinición oficial, aprovecharon para ganar millonadas poniendo la canasta alimentaria por las nubes sin ninguna campaña antiinflacionaria mas allá de justificar las alzas de precios en la “multicausalidad” y mas recientemente en la guerra en Ucrania.

El cachetazo de Braun en AEA lo recibió todo el pueblo empobrecido. Mientras, el tono sigue siendo la amabilidad del acuerdo sin presencia confrontativa con esas minorías oligarcas en una situación de extrema pobreza de las mayorías.

A esta indefinición de enfrentamiento a la permanente provocación destituyente de la voluntad popular por parte del acuerdo histórico entre los grandes medios comunicacionales, los empresarios industriales, agropecuarios, bancarios y expresados en política por el macrismo/radicalismo. Está claro que hoy no tienen militares para dar un golpe, pero son obvias sus intenciones de volver al gobierno en 2023 para eliminar cualquier respuesta o reclamo del movimiento popular empezando por la represión cuasi dictatorial contra sus dirigentes.

El discurso antimperialista, llamemos las cosas por su nombre, dado por nuestro Presidente en la Cumbre de las Américas unificó a la América Latina agredida y explotada. Es una demostración de cómo encarar la presentación política comunicacional en el interior de nuestro país. La comunicación está siempre en disputa y es menester llevarla con claridad a lo mejor y mas potente que tenemos: el movimiento popular y su voluntad política de enfrentar los poderes que lo quieren destruir.

La comunicación oficial debe reconocer que a los “dueños del poder” no les interesa acordar con las necesidades populares sino sojuzgar cualquier intento de democratización del poder y de la riqueza. Es histórico, en estos días se cumplen 67 años de los criminales bombardeos sobre la Plaza de Mayo matando a 350 e hiriendo a 800 argentinos indefensos, para “ellos” la grieta existe desde siempre y tienen claro que es el peronismo y sus aliados lo que tienen eliminar.

Hay un rumbo político ya marcado, la recuperación económica para el bienestar popular, con herramientas probadas y en funcionamiento, como la dilatación en el tiempo del pago de la deuda externa, los enormes planes y ejecución de viviendas en todo el país, los medicamentos gratis para los jubilados, el reconocimiento a los mas postergados como la Tarjeta Alimentar y los diversos planes de ayuda social. La permanente mejora en la educación inicial, primaria, secundaria y superior como de la salud pública con nuevos hospitales y salas de atención.

Que falta, claro que falta, dejaron un país en ruinas, un país rico que lo empobrecieron para beneficiar a los descendientes de los criminales del 55 y del 76, pero esto hay que decirlo para que nuestra gente sepa de dónde venimos y no dejemos que las cacatúas televisivas carcoman con mentiras la memoria argentina.

Usar las herramientas que sean necesarias, la situación es muy grave, si hay que desacoplar los precios de las harinas y de la carne para que un churrasco deje de ser prohibitivo para la mitad de la población, se hace. Y así todo, pero siempre sobre la base de la convocatoria épica al movimiento popular movilizado mostrando los objetivos políticos claramente.

Debemos dirigirnos a nuestro pueblo con la verdad de la gravedad de la situación a la que nos ha traído el macrismo y sus mandamases empresarios.

Cómo llegamos hasta acá desde 2015 y como estos tipos quieren seguir robando el país impidiendo la justa recuperación popular.

Hablar desde las tripas que resuenan cuando el hambre gana.

Sumate al cactus

Medio de comunicación autogestivo con noticias locales y de la región.

Artículos relacionados